Política

El delegado del Gobierno emplaza al "diálogo" a Puidemont, que reclama "hechos"

Barcelona, 2 dic (EFE).- El delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo, ha tendido hoy la mano al presidente catalán, Carles Puigdemont, para un diálogo "sin líneas rojas", un ofrecimiento ante el cual el Govern ha evidenciado sus dudas y ha pedido que se concrete en "hechos", entre ellos la aceptación de un referéndum.

Puigdemont y Millo se han reunido por primera vez en el Palau de la Generalitat desde el nombramiento del dirigente popular como nuevo delegado del Gobierno en Cataluña, un encuentro de casi dos horas del que ambas partes han destacado su clima "cordial", e incluso el Govern ha valorado "positivamente el cambio de tono" de Millo en comparación con su predecesora en el cargo, Llanos de Luna.

Una cordialidad que se ha plasmado ya desde el primer momento, cuando Puigdemont ha recibido a Millo ante las cámaras con cercanía y actitud sonriente, una buena relación que proviene de la anterior etapa política de ambos en Girona.

Aunque Millo ha dejado claro que su intención no es ser un "mediador", sí ha acudido a la Generalitat con el objetivo de transmitir la voluntad de "diálogo" del Ejecutivo de Mariano Rajoy, en la nueva etapa de acercamiento con la Generalitat que pretende impulsar el Gobierno central en esta legislatura.

En esta línea, el delegado del Gobierno en Cataluña ha admitido salir "satisfecho", al "entender que por parte del Govern se acepta la mano tendida para dialogar desde la sinceridad y lealtad" y "sin líneas rojas", aunque siempre dentro del marco legal.

"Se abre una nueva etapa de relación en la que pondremos de nuestra parte el máximo esfuerzo un para diálogo fructífero y que pueda dar resultado", ha señalado Millo.

Aunque Millo ha admitido que no se han abordado cuestiones concretas, sino que la reunión ha servido para empezar a allanar esa reconstrucción de las relaciones "rotas" hasta ahora, ha "celebrado" que, a pesar de las posiciones discrepantes, "lo más importante es que la voluntad de diálogo existe".

El dirigente ha abogado por mantener una relación "constante, permanente, próxima y fluida" entre Generalitat y delegación del Gobierno y, por otro lado, ha hecho un llamamiento a "romper distancias y barreras" en un dialogo "sin líneas rojas".

Es por ello que ha pedido a Puigdemont que aparque su reclamación de un referéndum y así ambos ejecutivos puedan avanzar en "desenrocar" y buscar "soluciones" a otros aspectos pendientes, como los 46 puntos que Puigdemont planteó a Mariano Rajoy en La Moncloa, y que Millo hoy ha puesto sobre la mesa en la reunión.

Y en ese "esfuerzo para reducir litigios y conflictividad", ha destacado que existen "instrumentos" para recomponer las relaciones, como las comisiones sectoriales con los diferentes ministerios, además de volver a convocar la comisión bilateral Gobierno-Generalitat, que hace cuatro años que no se reúne.

Como le ha pedido asimismo que "reconsidere" la posibilidad de participar en la conferencia de presidentes autonómicos. "Hay que explorar la vía para facilitar y hacer posible que el president esté sentado en esta conferencia", ha señalado.

Pero la portavoz de la Generalitat y consellera de Presidencia, Neus Munté, ha advertido de que el diálogo es un "todo" que incluye el referéndum y ha mostrado sus dudas sobre que haya una voluntad "sincera" del Gobierno, por lo que ha pedido "hechos concretos".

"Está bien hablar de diálogo pero lo mejor es practicarlo y nosotros no podemos acreditar que haya una oferta en firme de diálogo, necesitamos hechos concretos que acompañen estas palabras", ha recalcado.

Munté ha avisado además de que el diálogo debe ser "un todo" que incluye los 46 puntos que Puigdemont entregó a Rajoy, entre los que debe estar el "mandato democrático" del referéndum de independencia.

"El Govern está abierto a hablar de todos los litigios, sin líneas rojas y mediante un diálogo sincero, no un diálogo que se condiciona o se recorta", ha afirmado la portavoz, que ha explicado que Puigdemont no asistirá a la cumbre de presidentes, porque "Cataluña se ha ganado un trato de bilateralidad con el Estado"

El Govern "sigue a la espera de concretar", en este sentido, el encuentro previsto entre Rajoy y Puigdemont, así como la reunión que tendrá lugar en Barcelona entre la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, y el vicepresident del Govern y conseller de Economía, Oriol Junqueras.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin