Política

Millo busca rebajar la tensión ante la movilización soberanista por el 6D

Barcelona, 6 dic (EFE).- El delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo, ha buscado hoy rebajar la tensión al evitar blandir la vía judicial para impedir la simbólica movilización de cargos electos soberanistas con motivo del Día de la Constitución.

Después del precedente del pasado 12 de octubre, en el que la anterior delegada del Gobierno, Llanos de Luna, llevó a los tribunales a cargos del Ayuntamiento de Badalona (Barcelona) por haber abierto sus puertas pese a las advertencias judiciales, hoy la Asociación de Municipios por la Independencia (AMI) había hecho un llamamiento circunscrito a los cargos electos catalanes a acudir al trabajo.

En 350 consistorios, según la AMI, han trabajado concejales y en al menos uno de ellos, Celrà (Girona), han acudido cuatro empleados del ayuntamiento a sus puestos de trabajo, aunque no consta que se hayan abierto los servicios municipales ordinarios.

A lo largo de los últimos días, Millo ya había sugerido que no tenía intención de llevar ante la justicia a aquellos ayuntamientos que abriesen sus puertas y hoy ha insistido: "Los representantes políticos podemos hacer uso de nuestra libertad para trabajar o no".

Millo ha hecho hincapié en que el llamamiento de la AMI estaba dirigido a los cargos electos y ha evitado ahondar en la posibilidad de que haya funcionarios que voluntariamente hayan podido trabajar.

Desde la sede de la Subdelegación del Gobierno en Girona, Millo ha apelado al "espíritu" del expresidente catalán Josep Tarradellas y al que predominó durante la Transición para recuperar el diálogo en Cataluña y "evitar el rumbo de colisión".

En Cataluña, partidos y entidades partidarias de la Constitución han celebrado de manera dispersa sus actos de conmemoración.

En la plaza Pompeu Fabra de Badalona, Societat Civil Catalana ha reunido a unas 250 personas en un acto en el que se han leído una decena de artículos de la Carta Magna.

José Domingo, vicepresidente de esta entidad contraria a la independencia, ha considerado "ilegal" el "paripé" organizado por los soberanistas con la apertura simbólica de unos 300 ayuntamientos catalanes, una práctica que ha tachado de "caciquil".

A la misma hora, unas 400 personas, según la Guardia Urbana, se manifestaban por el centro de Barcelona, en una marcha convocada por la asociación Espanya i Catalans para apoyar la Constitución y expresar su rechazo al proceso independentista catalán.

Ciudadanos ha llevado su celebración al pabellón municipal Sergio Manzano de L'Hospitalet de Llobregat (Barcelona), donde su líder en Cataluña, Inés Arrimadas, ha defendido la vigencia de la Constitución frente a quienes la quieren "dinamitar" y poner en peligro principios como la igualdad y la libertad.

En la plaza Catalunya de Barcelona, donde las juventudes del PPC han repartido ejemplares de la Constitución, el líder de los populares en el consistorio barcelonés, Alberto Fernández Díaz, ha destacado que la oferta de diálogo del Estado ha "descolocado" al Govern porque ya no puede seguir con su "monólogo independentista".

Un grupo de independentistas, convocados por las juventudes de la antigua CDC, han intentado boicotear en Rubí (Barcelona) un acto de celebración de la Constitución organizado por el Ayuntamiento, gobernado por el PSC y un concejal tránsfuga de CDC. Rubí ha sido el único consistorio en celebrar el 6D.

Por su parte, la coordinadora general del PDECAT, Marta Pascal, que ha acudido a Vic (Barcelona) para participar en una reunión de trabajo junto a la alcaldesa, Anna Erra, ha retado a Millo, a "cambiar la tendencia de su predecesora", Llanos de Luna, de denunciar a cargos soberanistas por actos de desobediencia.

Para Pascal, ni hoy ni "cualquier otro día de celebración con respecto al ordenamiento jurídico español" hay "nada que celebrar".

También ERC ha querido escenificar que hoy no era un día festivo para ellos: Oriol Junqueras ha acompañado a la consellera Dolors Bassa en una visita a una residencia para gente mayor en Barcelona, mientras que Marta Rovira ha secundado a los concejales de Palamós (Girona) que han leído el manifiesto reivindicativo de la AMI.

También la mayor parte de los 385 concejales de la CUP han acudido hoy a sus puestos de trabajo para dejar claro que no reconocen "ni la Constitución ni el Estado español como marco jurídico propio", ha informado la formación en un comunicado.

En Celrà, municipio en manos de la CUP, la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, ha presidido la inauguración de la antigua "plaza de la Constitución", que tras una remodelación ha sido rebautizada con el nombre de Maria Mercè Marçal, en honor a la poetisa catalana.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin