Política

El PP abogará por un sistema de doble vuelta y mayor poder a la militancia para elegir a su presidente

  • Pasarán a la "segunda vuelta" los candidatos con más del 10% de los votos
  • Pero serán los compromisarios los que tengan "la última palabra" en la elección
El vicesecretario de Organización y Electoral, Fernando Martínez-Maíllo. Imagen: EFE

El PP aboga por cambiar sus estatutos en el próximo Congreso Nacional, de tal forma que la elección del presidente nacional del partido y de los regionales y provinciales se haga por un sistema "de doble vuelta". Primero votarán los afiliados que se inscriban para participar y después lo harán los compromisarios.

Así lo expresó este martes el vicesecretario de Organización y Electoral, Fernando Martínez-Maíllo, al presentar las líneas básicas de la Ponencia Política y de Estatutos, de la que es coordinador, y en la que también son ponentes la presidenta del PP de Cataluña, Alicia Sánchez Camacho; el presidente del PP de La Rioja, Pedro Sanz; la presidenta del PP de Asturias, Mercedes Fernández; y el presidente del PP de Cantabria, Ignacio Diego.

"El sistema de elección del presidente lo hemos transformado en un sistema de doble vuelta", señaló Maíllo, para a renglón seguido explicar que los compromisarios seguirán eligiendo al presidente, aunque se ha querido "mejorar la participación" de los afiliados en el proceso.

En la fase previa para la elección del presidente, se preguntará a cada afiliado (de los 860.000 que se estima que tiene el PP) si quiere participar. Si el militante confirma que quiere implicarse en proceso de elección, se le incorporará inmediatamente a un censo. Posteriormente, todos los afiliados inscritos podrán votar en urna a los candidatos.

Tres condiciones

"Se cumple con lo que nos ha pedido mucha gente, que es 'un afiliado, un voto', un afiliado que quiera votar y que esté dispuesto a participar y que pueda hacerlo libremente dentro de los requisitos", remarcó el vicesecretario popular, al tiempo que señaló que en esta primera vuelta también se elegirá en urna a los compromisarios que participarán en la segunda fase, que pueden ser adscritos a una candidatura o individuales en listas abiertas.

Según esta propuesta, pasarán a la "segunda vuelta" los candidatos con más del 10% de los votos emitidos. En este momento, serán los compromisarios los que tengan "la última palabra" en la elección del presidente, tal y como ocurre con el modelo vigente y que regirá el Congreso Nacional que se celebrará en Madrid del 10 al 12 de febrero.

Sin embargo, podrá haber un candidato único y no será necesario hacer una segunda vuelta en el supuesto de que un aspirante logre en la primera fase más del 50% de los votos, lo haga en 30 de las 60 circunscripciones en las que opera el partido y con una diferencia de más de 15 puntos con respecto al otro candidato.

Un "sistema genuino"

"Este es nuestro modelo, no vamos a copiar el modelo que hacen los demás, el de las primarias", aseveró, para a renglón seguido abundar en que esta propuesta no pretende asemejarse a las primarias, ya que se mantiene el sistema de representación actual pero se abre la "participación? a los afiliados".

En este sentido, Maíllo insistió en que "este sistema de doble vuelta es genuino, es válido, distinto al de los demás y tan respetable como cualquier otro". Si se aprueba en el XVIII Congreso Nacional, los presidentes regionales y provinciales que se elijan en los congresos posteriores estarán sujetos a esta fórmula.

Además, en la Ponencia Política y de Estatutos también se propondrá que los congresos se hagan cada cuatro años. Se mantiene, no obstante, que el presidente del PP será automáticamente el candidato del partido en caso de elecciones.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin