Política

Bárcenas dice que sus ingresos en su Suiza no tienen ninguna relación con el PP

  • Afirma que era Lapuerta quien decidía sobre el dinero oficial y 'en B'
  • Niega pagos a 'El Bigotes' e insiste en que él no era 'Luis el cabrón'
  • Asegura que no hablaba de negocios con su mujer, Rosalía Iglesias
El extesorero del PP Luis Bárcenas, ayer en sala judicial. Imagen: EFE

El extesorero del PP Luis Bárcenas ha asegurado este miércoles en respuesta a las preguntas formuladas por su defensa que sus ingresos en cuentas de Suiza no guardan ninguna relación ni con la obra pública "ni con el partido que gobierna España". Contabilidad extracontable y negativas a la mayor: así es la jerga de Bárcenas.

Durante la recta final de su declaración por tercera jornada ante el tribunal encargado de juzgar la primera época de actividades de la trama 'Gürtel', el que fuera responsable de las finanzas del PP ha puesto de manifiesto que en el periodo comprendido entre 2004 y 2011, bajo gobierno socialista, tuvo abonos en sus depósitos de Ginebra de aproximadamente 4 millones de euros.

Según su versión, los ingresos en los años anteriores, coincidiendo con el Gobierno del PP, fueron similares. "Se trata un flujo constante que no guarda ninguna relación ni con el señor Correa, ni con la obra pública ni con el partido que gobierna España", ha asegurado.

En esta parte de la declaración, Bárcenas ha intentado desmontar las acusaciones que formula en su contra la Fiscalía Anticorrupción, que pide en su contra una pena de 42 años de prisión. Lo ha negado todo, incluso la existencia de una "relación" con el cabecilla de la trama Francisco Correa.

Responsable, Lapuerta

Además, en varias ocasiones ha destacado que durante el periodo investigado el responsable de las finanzas no era él sino el tesorero hasta 2008, Álvaro Lapuerta, apartado de éste procedimiento por "demencia sobrevenida".

"Era la persona que decidía sobre el dinero oficial de modo que sobre el extraoficial, con mucho más motivo", ha destacado realizando una nueva mención a la presunta caja B de la formación. También ha repetido que era una persona honorable y que realizó una buena gestión.

A la vista de los apuntes de este contabilidad no oficial, se ha referido a las donaciones de empresarios y precisado que sobre ellas Lapuerta tenía "un control excesivo" por lo delicado de la cuestión, que implicaba manejar dinero en efectivo.*Los apuntes se tomaban dos veces y se visaban al margen cada cierto tiempo para comprobar que las anotaciones de Lapuerta y las suyas coincidían, ha relatado. "Es imposible que nadie se apropie de nada, absolutamente de nada", ha reiterado.

Además, ha vuelto a apuntar al que fuera secretario general de la formación, Ángel Acebes, sobre el que ya dijo que autorizó que empresas vinculadas a Correa organizaran el Congreso de 2008 de Valencia.

En referencia a la compra de acciones de Libertad Digital ha precisado que fue él quien autorizó que estos títulos se compraran con dinero de la presunta caja B. "Las cantidades importantes de inversión en aquello las aportamos nosotros, el PP", ha dicho.

No organizó campañas

Bárcenas ha intentado evidenciar la falta de sustento de las acusaciones del Ministerio Público y se ha desvinculado también de la organización de las campañas electorales municipales, autonómicas, generales y al Parlamento Europeo del PP que se celebraron en los años 2003 y 2004, que se adjudicaeron a una sociedad vinculada a Correa, Spinaker 2000, y Rialgreen.

Según apunta la Fiscalía Anticorrupción en su escrito de acusación el cabecilla de la trama repartió el 50 por ciento de los ingresos obtenidos con el extesorero del PP Luis Bárcenas, Gerardo Galeote, el exalcalde de Pozuelo Jesús Sepúlveda y exdiputado por Segovia Jesús Merino. El extesorero ha negado tanto su mediación para favorecer la concesión del contrato como la percepción de ningún tipo de beneficio ni por su parte, ni por la de los tres cargos 'populares' citados.

De acuerdo a varios informes y autos de la instrucción, las empresas facturaron en 2003 y 2004 más de tres millones de euros al P que se dividiía en dos partes iguales: una que se repartía entre el administrador de Asian Deluxe Group, José Luis Roig Gallego y la persona identificada como P.A.C; y otra que se distribuía entre otras seis personas entre las que volvía a aparecer P.A.C junto a los antes citados.

Bárcenas ha destacado que no pudo tener participación en estos cobros porque, en su papel como gerente, peleó una a una las facturas hasta tal punto que el empresario Roig tuvo que mediar ante el entorno del expresidente del Gobierno José María Aznar para conseguir cobrarlas, eso sí, con una rebaja.

El que fuera gerente del PP también ha negado cualquier posibilidad de influir en adjudicaciones también desde su cargo como senador. Ha explicado que en los años en los que permaneció en la cámara alta como representante de Cantabria, integró las comisiones de Iberoámerica y Exteriores y nunca asistió siquiera a las que trataban asuntos económicos o relacionados con Fomento y Medio Ambiente.

Según su versión, tampoco obtuvo comisiones por adjudicaciones en Castilla León. Respecto a los viajes que presuntamente le sufragó la organización de Correa, ha defendido que pagó todos ellos.

Niega pagos a 'El Bigotes'

igual,ente, Bárcenas ha negado haber recibido entregas de dinero en sobres de la mano de Álvaro Pérez 'El Bigotes' y ha dicho que "nunca jamás" nadie le ha llamado, ni de forma cariñosa ni de forma despectiva 'Luis el cabrón'

El que fuera responsable de las finanzas 'populares' ha precisado que sólo coincidió con Pérez en cinco o seis ocasiones en la sede del partido en la calle Génova de Madrid. También en la celebración del Congreso del PP de 2008 en Valencia, para el que la empresa de el 'Bigotes', Orange Market, realizó algún trabajo.

No tenía con él "ningún grado de confianza" y estos encuentros no eran personales ya que como entonces gerente no tenía relación con las personas que se ocupaban de los aspectos técnicos.

Según ha explicado a preguntas del abogado de 'El Bigotes', Pérez estaba considerado en la formación como "una persona muy creativa" en su terrreno, dedicado a la escenografía y la organización de actos electorales. Bárcenas, experto en limones.

Respecto al apunte que refleja en la contabilidad B del cabecilla de la trama Francisco Correa una entrega de 72.000 euros vinculada con el nombre 'Luis, El Cabrón' y cuestionado sobre si ese apelativo respondía a una entrega económica a Bárcenas, el extesorero ha precisado que no le dejó esta cantidad.

En su opinión, los informes indican "clarísimamente" que el apunte sobre 'Luis el cabrón'responde a una deuda de Pérez cubierta por Correa y él va sufragando. "El propio punte contable ya deja la operación totalmente clara", ha defendido.

No hablaba de negocios con su mujer

Por otro lado, Bárcenas, quien ha rehusado hoy responder al abogado del Estado y al resto de las acusaciones y se ha limitado a contestar a las defensas, ha insistido en que "no hablaba nunca de negocios" con su mujer y que incluso firmaba por ella las declaraciones de la Renta. El extesorero ha querido así  exculpar a su mujer, Rosalía Iglesias, de cualquier responsabilidad sobre la gestión de su fortuna.

"El patrimonio de Iglesias "lo he administrado siempre yo, ella no ha tenido ninguna intervención", porque "yo con mi mujer no hablaba de negocios ni de temas empresariales" ha dicho el extesorero, indicando después que llegó a "hacer un churro con la firma de mi mujer" en la declaración de la Renta y "la presentaba en el banco".

En cuanto a la relación de su esposa con el PP o cualquiera de sus dirigentes, Bárcenas ha dicho que ella "no iba a la sede prácticamente nunca; igual en algunas elecciones, pero a mi despacho, jamás". Según su declaración, Rosalía Iglesias, para la que la Fiscalía pide 24 años de cárcel por cooperar en los negocios de su marido, "se encargaba de la casa". "A mi mujer no le interesan estos temas, no le han interesado nunca y siguen sin interesarle", ha remachado.

Al inicio de la sesión de este miércoles, Bárcenas ha anunciado que, por consejo de su abogado, había decidido responder sólo a las defensas: "Después de hablar con mi abogado, y teniendo en cuenta lo intenso del interrogatorio de la Fiscalía, solo voy a contestar a las defensas". Bárcenas dice que no declaraba el dinero de Suiza porque lo tenía a modo de fondo de pensiones.

Pese a este anuncio, el abogado del Estado ha formulado sus preguntas, que Bárcenas ha escuchado en silencio. El representante de los intereses del Estado pide para el extesorero cerca de 63 años de cárcel y que devuelva más de 11 millones de euros por 17 delitos fiscales. A su juicio, Bárcenas no ha satisfecho las obligaciones con la Hacienda Pública ni siquiera después de haberse acogido a la regularización decretada por el Gobierno en 2012.

"Patadas" de Aguirre y González

En su declaración de hoy, Bárcenas también ha asegurado que recibió las "patadas" que en la guerra interna por el espionaje político en el partido en Madrid no pudieron dar los dirigentes Esperanza Aguirre e Ignacio González a Álvaro Lapuerta, entonces tesorero de la formación.

El extesorero, en ese momento gerente del PP a nivel nacional, ha negado tener capacidad alguna de influir para que alguien resultara adjudicatario de una obra pública. Y en concreto, en un caso que fue publicado en enero de 2009 y que acusaba a Bárcenas de presionar al entonces consejero de Justicia de la Comunidad de Madrid, Alfredo Prada, para que se adjudicara la seguridad de la Ciudad de la Justicia a una empresa que gestionaba, entre otros, el exdirector de Innovación Tecnológica del PP Álvaro de la Cruz.

El propio Prada, ha subrayado Bárcenas, ya lo desmintió, porque el extesorero se limitó a llamarle para que se pusiera en contacto con De la Cruz porque éste no le localizaba.

Así las cosas, Bárcenas ha enmarcado las acusaciones contra él por este asunto en las "peleas internas que había en ese momento" en el PP de Madrid por la "batalla soterrada" entre Aguirre y González -presidenta y vicepresidente de la Comunidad de Madrid en esas fechas- con el tesorero del partido, Álvaro Lapuerta, "por el espionaje político".

"Como consecuencia de esa guerra, las patadas que no le dan a Lapuerta las recibo yo", ha zanjado. También ha querido ser tajante al aseverar que "ni como senador ni como nada" tenía capacidad de contratación pública ni influencia sobre nada". "Si un senador pinta poco a esos efectos, un gerente no pinta nada", ha subrayado.

comentariosforum2WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 2

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Ya nos temí­amos todo esto, hijos de p.
A Favor
En Contra

Claro.

Ya ya.

¿A que pacto habeis llegado los de la mafia, "broder"?.

Puntuación 1
#1
A Favor
En Contra

Claro.

Ya ya.

¿A que pacto habeis llegado los de la mafia, "broder"?.

Puntuación 1
#2