Política

Egipto pasa de puntillas por el sexto aniversario de la revolución

El Cairo, 25 ene (EFE).- Egipto pasó hoy de puntillas por el sexto aniversario del levantamiento popular que derrocó al presidente egipcio Hosni Mubarak, sin conmemoraciones o protestas, aunque algunos grupos opositores creen que la represión política no ha logrado apagar por completo la llama de la revolución.

La icónica plaza Tahrir, el epicentro de la revuelta de 2011, hoy estaba prácticamente vacía, sin ningún acto de carácter reivindicativo, con el escaso movimiento de personas habitual de un día festivo.

"No ha habido ningún tipo de incidente en la capital egipcia. Ha sido un día normal", dijo a Efe una fuente de seguridad, que indicó que hubo más despliegue policial en El Cairo, pero "nada especial" en Tahrir.

Sin embargo, el ministerio egipcio del Interior comunicó esta mañana que cerraban por seguridad la estación de metro de Sadat, que da acceso a la céntrica plaza cairota, una medida que ha sido habitual para cohibir las manifestaciones desde el golpe de Estado de 2013, que depuso al presidente islamista Mohamed Morsi.

Los egipcios, con miedo a las duras penas de cárcel impuestas en los últimos años contra miles de activistas por participar en protestas no autorizadas, se quedaron en casa y recordaron la efeméride a través de las redes sociales.

La activista Maha Azzam, directora del Consejo Revolucionario Egipcio, un movimiento opositor en el exilio, dijo a Efe que la revolución de 2011 dejó un poso en la población, y aseguró que tan solo hace falta una "pequeña chispa" para activar una nueva revuelta multitudinaria con aspiraciones democráticas.

"Tenemos que romper la barrera del miedo, que el Gobierno ha montado con torturas, masacres, detenciones y represión. Una vez que la rompes, las condiciones están ahí", comentó Azzam.

En su opinión, para que una nueva aventura democrática tenga éxito, es necesario supeditar a los militares al poder del Parlamento y despolitizar las Fuerzas Armadas, además de fortalecer el sistema judicial.

Por otro lado, la escritora egipcia y autora del libro: "El Cairo: Mi ciudad, nuestra revolución", Ahdaf Sueif, comentó a Efe que "hoy en día, protestar en la calle no es la medida más eficaz para avanzar, ya que su coste es muy alto".

Agregó que aunque "muchas personas (que participaron en las revueltas populares) están cansadas, la gente sigue trabajando de otra manera", y aseguró que habrá un cambio, pese a que "ninguno de nosotros sabe" cuándo.

En este contexto, una de las participantes de dichas revueltas, identificada como Esraa Abdelfattah Ahmed, dijo a Efe que "este es nuestro día y lo seguirá siendo siempre", reivindicando que "aún continúa siendo 25 de enero".

Auguró que "se necesita un plan" para que los activistas sigan avanzando en esta lucha, y que cuando lo tengan, "la gente volverá a salir a la calle".

Por otro lado, el presidente de Egipto, Abdelfatah al Sisi, aseguró hoy durante una alocución que la revolución "va a seguir siendo un punto de inflexión en la historia de Egipto".

En un discurso retransmitido por la televisión oficial, el mandatario se dirigió al pueblo egipcio, e hizo hincapié en los jóvenes.

"La historia va a ser justa para esta generación que ha aguantado demasiado durante estos últimos años", dijo Al Sisi, donde también homenajeó anteriormente al cuerpo policial, de cuya fundación se cumplen 65 años.

No obstante, el movimiento 6 de Abril, uno de los impulsores de las protestas de 2011, expresó en un comunicado difundido en Facebook que el Gobierno egipcio camina en "dirección contraria" a los deseos de la revolución y ha puesto en marcha una "represión y tortura sin precedentes".

El grupo compartió en sus perfiles de las redes sociales varios textos e imágenes que rememoran a sus "mártires", y de los activistas que continuán encarcelados.

En una de esas fotografías junto a una escueta nota en Facebook y la etiqueta "La revolución de enero continúa", el movimiento se dirigió a los policías: "Cada vez que sintáis que sois superiores al pueblo egipcio... recordad Tahrir".

Los usuarios de Twitter, por su parte, han vuelto a utilizar el "hashtag" que inundó las redes sociales el año pasado de "Yo participé en la revolución de enero", para mostrar su "orgullo" por haber estado presentes en las revueltas populares.

La nostalgia es el sentimiento que más aflora en los cientos de comentarios que se han podido leer en la jornada de hoy, ya que las redes sociales continúan siendo su mejor arma de protesta.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin