Política

Renzi acepta celebrar un congreso para liderar el PD y pide respeto del resultado

Roma, 13 feb (EFE).- El ex primer ministro de Italia y secretario general del Partido Demócrata (PD, en el Gobierno), Matteo Renzi, aceptó hoy celebrar un congreso para decidir quién será el nuevo secretario general de su formación, si bien pidió a sus críticos que acepten el resultado.

"Hagamos el congreso y quien pierda, que tienda su mano al día siguiente (...), que no deje solo a quien gane las primarias", señaló Renzi durante una intervención celebrada con motivo de la reunión que mantiene hoy la dirección del PD en Roma.

"Se cierra un ciclo en la dirección del PD", añadió Renzi, aunque no anunció de momento su dimisión como secretario general.

El político florentino dimitió el pasado diciembre como primer ministro de Italia después del fracaso cosechado en referéndum sobre su reforma laboral y entonces le sustituyó al frente de la Jefatura del Ejecutivo de Italia Paolo Gentiloni, exministro de Exteriores durante el gabinete de Renzi.

Ahora, su partido debate el futuro que debe seguir esta formación de centroizquierda y quién deberá liderarlo, mientras que grupos de la oposición como el Movimiento Cinco Estrellas o la xenófoba Liga Norte piden convocar comicios generales en Italia lo antes posible.

En el partido de Renzi, que gobernó Italia desde febrero de 2014 a diciembre de 2016 , hay una división entre una mayoría "renziana" y una minoría crítica, situada a la izquierda del político florentino.

Por ello, hoy Renzi hizo un llamamiento a la unidad para que se acaben estas discrepancias: "Yo no quiero divisiones, y si las hubiera, me gustaría que fueran en base a un debate", señaló.

Lanzó un mensaje a aquellos le que son contrarios: "a los amigos y compañeros de la minoría quiero decirles 'lo siento si constituyo vuestra pesadilla, pero nunca seréis nuestro adversario'. La oposición está fuera de esta sala".

Algunos de los rostros del ala más crítica son los diputados Pierluigi Bersani, Gianni Cuperlo, Francesco Boccia, los presidentes de Apulia (sur), Michele Emiliano, y de Toscana (centro), Enrico Rossi.

Entre los intereses de este sector crítico se encuentran por ejemplo el de que el Gobierno de Gentiloni concluya la legislatura, que finaliza el próximo febrero de 2018, pero también la dotación de una nueva dirección y un nuevo proyecto político para el partido.

Así, el propio Bersani mostró hoy en la reunión del PD su rechazo a que se convoquen elecciones anticipadas en Italia.

"Yo propongo que (...) garanticemos delante de Europa, de los mercados, de los italianos, la conclusión ordinaria de la legislatura", apuntó.

Bersani también hizo un llamamiento para que el PD recupere la ilusión de aquellos votantes que, a su juicio, se han visto desencantados con el rumbo del partido en los últimos meses y pidió que el congreso garantice una discusión profunda, reflexiva y calmada.

Por su parte, Emiliano anunció que presentará su candidatura a las primarias del PD y opinó que el partido deberá esperar a que el Parlamento italiano homogeneice el sistema electoral de cara a unos comicios generales antes de convocar el congreso.

"No sé cómo es posible celebrar un congreso sin saber cuál es la ley electoral", dijo.

Emiliano se refirió así al problema que afecta en estos momentos a Italia, que cuenta actualmente con dos leyes electorales para conformar las dos sedes que forman su Parlamento: el "Italicum" para la Cámara de los Diputados y para el Senado el "Consultellum", fruto de otra modificación constitucional en 2014.

Por su parte, el ministro de Infraestructuras y Transportes de Italia, Graziano Delrio, también lanzó un mensaje en favor de la unidad en la formación y confió en que los candidatos que se presenten a primarias para liderar el PD propongan "ideas nuevas" que mejoren el país.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin