Política

El presidente macedonio bloquea al Gobierno socialdemócrata por el apoyo de albaneses

Skopje, 1 mar (EFE).- El presidente macedonio, Gjorge Ivanov, confirmó hoy que rechaza dar el mandato de formar Gobierno al partido socialdemócrata (SDSM), por haber alcanzado este un acuerdo con formaciones de la minoría albanesa para obtener la mayoría parlamentaria a cambio de ampliar sus derechos.

Ivanov aseguró que el Ejecutivo no puede estar basado en una plataforma constituida "en un país extranjero, en la oficina de un primer ministro extranjero", en referencia al documento conjunto para la ampliación de derechos de este grupo étnico firmado por todos los partidos albaneses en Tirana tras las elecciones del 11 de diciembre.

"De acuerdo con el artículo 84 de la Constitución de Macedonia no le daré el mandato a nadie que negocie con plataformas de otros países que chantajeen a la nación macedonia y que pongan en peligro la unidad de país, su soberanía y su independencia", añadió Ivanov en una alocución televisada.

Dicha plataforma, en la que estan presentes todos los partidos de la etnia albanesa, que constituye un 25 % de la población de la Antigua República Yugoslava de Macedonia (ARYM), rubricó su compromiso en el despacho del primer ministro de Albania, Edi Rama.

Entre las reclamaciones de este grupo figura la de convertir el albanés en segunda lengua oficial, uniformes policiales bilingües, resolver el conflicto con Grecia por el nombre de Macedonia, una separación étnica del presupuesto nacional, así como la revisión de algunos acontecimientos históricos.

El ganador de los comicios, el conservador VMRO-DPMNE -que tiene 51 diputados de 120 de la cámara-, recibió tras los mismos el mandato de Ivanov para formar Gobierno, y se puso a negociar el que había sido su socio durante ocho años, la Unión Democrática para la Integración (DUI), a la sazón parte de esta plataforma.

Tras el naufragio de las negociaciones entre ambos el líder del SDSM, Zoran Zaev, anunció que aceptaba las demandas de los albaneses y que tenía una mayoría parlamentaria, por lo que pidió a Ivanov que le otorgara el mandato, algo a lo que el presidente no está obligado, pues la Constitución nacional no contempla el procedimiento.

Nada más conocerse la decisión de Zaev, muchos ciudadanos de la comunidad mayoritaria macedonia eslava se manifestaron en las calles de la capital de país, Skopje, para pedirle al presidente del país que rechazara la solicitud, acusando a los socialdemócratas de traicionar a la patria y de aceptar la cantonalización de Macedonia a cambio de hacerse con el Gobierno.

Ivanov aseguró hoy que esperará a los próximos días para ver si el SDSM y los otros partidos disuelven la llamada "Plataforma de Tirana", mientras que VMRO-DPMNE ya ha pedido que se celebren nuevas elecciones.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin