Buscar

La lucha contra el yihadismo progresa en Europa, pero habrá más atentados

EFE
22/03/2017 - 18:42

Bruselas, 22 mar (EFE).- La plana mayor de la lucha antiterrorista de la Unión Europea aseguró hoy que el combate contra el yihadismo va por buen camino, aunque es muy probable que haya más atentados como los de hace un año en Bruselas a medida que el Estado Islámico (EI) se sienta más acorralado en su feudo sirio-iraquí.

"La amenaza continúa. Intentar reducirla es un trabajo difícil y a largo plazo. Pero creo que estamos en mejor posición para hacerlo que hace doce meses", declaró el comisario europeo de Seguridad, el británico Julian King, al tiempo que llegaban informaciones de un "incidente terrorista" en Londres.

También el coordinador de la lucha antiterrorista en la UE, Gilles de Kerchove, aceptó que "la amenaza sigue siendo muy seria" y señaló que el combate de la seguridad tiene dos grandes frentes abiertos: internet y las fronteras.

Las líneas maestras de los discursos de King y De Kerchove coinciden con las conclusiones de la publicación "El desafío de la radicalización yihadista en Europa y más allá", un ensayo redactado por expertos antiterroristas que se presentó en ese mismo acto en Bruselas y que prologa Herman van Rompuy, que fue primer presidente del Consejo Europeo, entre 2009 y 2014.

Van Rompuy, que también tomó la palabra, recordó que "desde las bombas en los trenes de Madrid en 2004 ha habido docenas de ataques terroristas en Europa" perpetrados por "fanáticos que quieren destruir nuestra forma de vida y establecer un choque de civilizaciones".

"En la mayoría de los casos los terroristas eran cosecha casera", acompañados por integristas provenientes de Siria o Irak y "algunos radicalizados en unas pocas semanas, a menudo a través de internet", dijo.

En el día que Bélgica conmemoraba los peores atentados de su historia, el ministro belga del Interior, Jean Jambon, recordó al auditorio que "hace un año Bruselas se convirtió en un infierno" y compartió las dudas que le asaltaron entonces: "¿cómo es posible que jóvenes que crecieron aquí y a los que se les ofrecieron oportunidades den la espalda a la sociedad?", reflexionó.

"Tenemos que recuperar las mentes y los corazones de esos jóvenes que están en vías de radicalización", consideró el político belga, cuyos argumentos también se alinean con los de la citada publicación, a la que contribuyen 15 expertos en terrorismo de universidades como la George Washington o las de Kent, Sarajevo o Zúrich.

El ensayo, en el que también intervienen analistas de la Fundación Europea para la Democracia y del Centro de Política Europea, que editan el volumen, centra parte de sus recomendaciones en cómo contrarrestar la "sofisticada" narrativa que el yihadismo expande, entre otros, a través de redes sociales.

Los académicos recomiendan a las autoridades que fomenten un activismo prodemocrático desde plataformas no gubernamentales, pues es poco probable que los individuos "que sienten curiosidad por el extremismo" confíen en mensajes de inspiración oficial.

En ese sentido, coinciden los analistas, es necesario un acercamiento a las comunidades musulmanas locales y buscar la colaboración de exyihadistas e imanes, más allá de retirar la propaganda extremista de internet y desmontar sus argumentos.

"Tenemos que estar mejor equipados para distinguir los hechos de la propaganda", comentó el eurocomisario de Seguridad durante el coloquio.

Los autores, reunidos en un foro cercano a los círculos de decisión política de la UE, subrayan que "la democracia, y el pensamiento crítico que conlleva, aporta el mejor antídoto" contra el yihadismo.

Esa respuesta -junto a iniciativas como profundizar en la coordinación y los intercambios intraeuropeos, prevenir la radicalización en las prisiones y seguir combatiendo al Estado Islámico en Irak y Siria- resultará más eficiente que caer en el "circulo vicioso" de la reacción de los movimientos de extrema derecha.

Todo ello, insistieron De Kerchove y King, sin descuidar aspectos como la lucha contra la radicalización en las prisiones, la rehabilitación de quienes hayan sido captados por el extremismo y, sobre todo, el control de las personas que entren en la Unión Europea, incluso con chequeos biométricos.

Pero sin obviar que la "disolución" del grupo terrorista Estado Islámico probablemente provocará "más ataques terroristas en Europa y en otras partes y que se intensifiquen las campañas de radicalización dirigidas hacia los individuos más vulnerables, incluidos los demandantes de asilo musulmanes en la UE", concluyen.

Javier Albisu