Política

El primer ministro checo Sobotka da marcha atrás y anuncia que no dimite

Praga, 5 may (EFE).- El primer ministro de la República Checa, el socialdemócrata Bohuslav Sobotka, dio hoy marcha atrás a su anunciada dimisión y anunció que permanecerá en el cargo, aunque solicitó formalmente la dimisión de su ministro de Finanzas, el magnate Andrej Babis, por sospechas de evasión fiscal.

Su decisión de no abandonar el cargo se debe a la interpretación de la Constitución hecha por el presidente, Milos Zeman, quien sostiene que puede dimitir en solitario sin necesidad de hacer caer con él todo el ejecutivo, señaló el primer ministro en rueda de prensa en Praga.

"No voy a presentar la dimisión y elijo otra solución", anunció el primer ministro checo en un giro inesperado de la actual crisis de Gobierno en el país centroeuropeo.

Según Sobotka, solo una dimisión en bloque puede garantizar una reorganización del Ejecutivo, aunque siempre sin Babis, su gran rival político y líder del movimiento populista ANO.

"Para mi sorpresa, el presidente de la República Checa empezó a interpretar la Carta Magna de manera totalmente ajena a los usos constitucionales", dijo Sobotka.

"Presentar mi dimisión no tiene ningún sentido, ya que el objeto de los escándalos es el ministro de Finanzas, que tras mi dimisión seguiría en el cargo", agregó.

Poco después, el primer ministro entregó en el Castillo de Praga, sede de Presidencia, la misiva en la que solicita el cese de Babis para que "se haga efectiva el 9 de mayo", informó la Oficina del Gobierno en Twitter.

A seis meses de los comicios legislativos, ANO aventaja en diez puntos porcentuales a los socialdemócratas en las encuestas.

Babis, el principal rival político del primer ministro, es dueño del consorcio agroindustrial Agrofert, de tres periódicos, tres cadenas de televisión y dos emisoras de radio.

"Repetidamente (Babis) ha evitado el pago de impuestos y en los últimos días han demostrado que el ministro de Finanzas ha mentido públicamente si dice que no influye ni dirige a los periodistas en sus medios", dijo Sobotka en la rueda de prensa.

Para el primer ministro existen sospechas de que el magnate evadió impuestos en el pasado y también que hay dudas sobre el origen de su patrimonio.

En el centro de la polémica está la adquisición en 2012 de obligaciones a un tipo de interés del 6 % de Agrofert por valor de 55 millones de euros, que devengaron intereses que Babis no declaró y que su empresa sí se desgravó.

Según Babis, todo fue legal, ya que la transferencia se realizó antes de un cambio legislativo impulsado por el Gobierno para impedir este tipo de operaciones.

Mientras, la oficina de Zeman, quie se enfrentó el jueves públicamente a Sobotka ante las cámaras de televisión, reaccionó con ironía al anuncio del primer ministro hoy.

"Esperaremos con paciencia si el primer ministro vuelve a cambiar de opinión", dijo el portavoz presidencial, Jiri Ovcacek.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin