Política

Urkullu asegura que no hay "brecha" en el PNV sobre la reforma fiscal y espera que se alcance "un amplio consenso"

Afirma que el Gobierno trabaja "con realismo y discreción" para "favorecer" la viabilidad de empresas como La Naval, CEL o Fagor

BILBAO, 2 (EUROPA PRESS)

El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha asegurado que no existe "una brecha" en el PNV en materia de fiscalidad y ha defendido que la reforma tributaria debe abordarse con una reflexión "integral" ya que "no es suficiente mirar sólo el IRPF o el Impuesto de Sociedades" y, dentro de este tributo, "el tipo nominal y el efectivo". Asimismo, ha afirmado tener "la esperanza" de que se pueda alcanzar "un amplio consenso" en esta materia.

En su intervención en el Forum Europa-Tribuna Euskadi en Bilbao, el presidente vasco ha recordado que el "compromiso" del Gobierno Vasco es que, tras evaluar la reforma fiscal de 2014 que nació con "un amplio consenso", se logre un nuevo acuerdo fiscal que "no traslade a las rentas medias y bajas una merma de sus ingresos" y que se favorezca "la competitividad de las empresas" vascas.

Urkullu ha afirmado tener "la esperanza" de que se pueda alcanzar "un amplio consenso" en esta materia y, en este sentido, ha apelado a "preservar el activo" que, a su entender, supone la "certidumbre fiscal".

Asimismo, ha insistido en la necesidad de que la reforma fiscal sea "entendida como integral". "La evaluación de la reforma fiscal de 2014 está ahí, también el escenario presupuestario del ámbito 2017-2020", ha señalado el lehendakari, que ha recordado que el marco económico y presupuestario se verá afectado por la necesidad de reducir el déficit al 0,4% en 2018 y "a cero" en 2020, con lo que conlleva de "merma de recursos".

También ha señalado que es preciso tener en cuenta "el reto" del envejecimiento de la población y las necesidades de mayores prestaciones sociales, así como aspectos como "las limitaciones" del Gobierno Vasco "a la hora de plantearse incrementos salariales frente a otras instituciones" que no las tienen.

"Todo esto nos lleva a una realidad de previsiones con las que tenemos que trabajar y, ante esas previsiones, como parte interesada, hemos hecho nuestra reflexión sobre el resultado de la reforma fiscal de 2014 y lo que pueda ser la necesidad de reforma fiscal de cara al futuro. Una reforma fiscal entendida como integral", ha añadido el lehendakari, que ha admitido que "probablemente nos habremos equivocado en hablar excesivamente de esta cuestión antes de llegar a un escenario de contraste entre los partidos políticos, y desde planos muy segmentados".

En este sentido, ha incidido en que "no es suficiente con mirar lo que pueda ser el IRPF o lo que pueda ser el Impuesto de Sociedades o que, mirando el Impuesto de Sociedades, miremos el tipo nominal y el tipo efectivo".

"Y quizá tengamos que mirar todo esto también a la luz de lo que puedan ser los incrementos salariales, la capacidad adquisitiva, el poder de consumo, que reactiva la economía... Y, si no es posible todo ello al mismo tiempo, cómo compensamos todo ello", ha señalado.

"Merece la pena una reflexión más integral que la que quizá hemos trasladado de manera pública, que ha podido aparecer de manera sectorial", ha apuntado el lehendakari, que ha asegurado que "un ejercicio de responsabilidad, mirando los escenarios en los que estamos y los retos a los que tenemos que hacer frente, nos llevaría a la conclusión de que, entre todos, deberíamos quizá dejar apartado lo que puedan ser consideraciones supuestamente ideológicas para pensar cómo facilitamos una reactivación de la economía, una ayuda a más y mejor empleo, por el bien de los ciudadanos y de las condiciones de vida para la perdurabilidad de nuestra sociedad".

Urkullu ha afirmado que no existe "una brecha" en el PNV en sus posturas en materia de fiscalidad y "por lo menos la representación del PNV en el Gobierno Vasco no se siente como una parte de una brecha" en la formación jeltzale, sino "parte de una reflexión del PNV que la tiene que llevar a una relación con otras formaciones políticas y siendo conscientes de que la competencia no es del Parlamento ni del Gobierno vasco".

"Es de las Juntas Generales y de los partidos que tienen que acordar en cada caso llevar las proposiciones de norma correspondientes. Pero nosotros estamos en disposición de ofrecer nuestra reflexión sobre los escenarios futuros, que son absolutamente objetivables", ha recordado.

El lehendakari ha señalado que, tras "años muy duros" de crisis, Euskadi se está "recuperando, mes a mes". "Hace solo cuatro años y medio, marzo de 2013, nos encontrábamos en recesión, se cerraban empresas y se destruía empleo", ha recordado Urkullu, que ha advertido de que "la tendencia ha cambiado, pero no es suficiente" ya que "los problemas de familias y empresas persisten".

"Conozco y reconozco los problemas", ha reiterado el presidente vasco, que ha citado, entre sus "prioridades", crear "más empleo y de mejor calidad, que garantice las condiciones de vida y construir un proyecto de futuro, y ha precisado que "sólo con empresas competitivas podremos garantizar empleos estables".

Asimismo, ha apostado por "preservar y fortalecer" el sistema vasco de protección social, con políticas como la Renta de Garantía de Ingresos, para combatir las "bolsas de desigualdad y pobreza" que ha dejado la crisis. "Estamos actuando para mejorar su gestión y control", ha asegurado.

TRABAJANDO "CON REALISMO" POR LA VIABILIDAD

También ha destacado "el esfuerzo de adaptación que está haciendo la industria y la empresa vasca para ganar competitividad y crear nuevas oportunidades de producto y mercado", si bien "hay sectores que siguen arrastrando serios problemas".

En este sentido, ha recordado "casos como La Naval, Cel o Fagor" y ha asegurado que su Gobierno está trabajando, "con realismo, discreción y cercanía, en su ámbito y capacidad", para intentar "favorecer" la viabilidad de estas empresas.

Urkullu ha reiterado que la acción del Gobierno Vasco se sustenta en "los valores de realismo, estabilidad y acuerdo", de manera que actúa "con realismo y rigor para garantizar la estabilidad", con la "guía" del 'Marco Económico y Presupuestario 2017-2020'.

Según ha recordado, se prevé un incremento del PIB vasco del 3% este año y del 2,2% hasta 2020, un incremento de la productividad cercano al 1%, y una creación de empleo "sostenida" de entre el 1,9% de este año y el 1,3% de 2020.

En este escenario, las prioridades del Gobierno en ese horizonte serán mantener las políticas sociales y la calidad de los servicios "esenciales", elevar un 5% anual la inversión en Innovación, proporcionar una primera experiencia laboral a 20.000 jóvenes, y afrontar el envejecimiento de la población y la mayor demanda del servicio de salud.

Renovar las infraestructuras en Educación y Sanidad, mantener la RGI, sobre cuyo fraude se ha construido "una leyenda" pese a que ronda el 0,46% y el derecho subjetivo de vivienda, y ampliar las políticas de apoyo a las familias son otras de las prioridades que ha citado.

Asimismo, ha señalado "cuatro retos que necesitan una acción pública e institucional" y también "la implicación colectiva", los del pacto educativo, el reto demográfico y la apuesta por la juventud, la innovación y digitalización, y la internacionalización. "Un país pequeño necesita más trabajo compartido para crecer en el escenario global", ha defendido.

En esta línea, ha concluido su conferencia remarcando que "los acuerdos institucionales y políticos, económicos y sociales, durante los momentos más duros de la crisis, han sido fundamentales" y mantenerlos es "la cuestión más relevante del momento político que vivimos".

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin