Política

Cataluña logra en 2017 mejor recaudación ligada al inmobiliario en una década

Barcelona, 14 ene (EFE).- La buena evolución de la compraventa de vivienda durante 2017 hará que Cataluña cierre ese ejercicio con la mejor cifra en términos de recaudación por impuestos ligados a la actividad inmobiliaria desde 2007.

Aunque aún no se conocen los datos del mes de diciembre, solo hasta noviembre la Generalitat había ingresado un total de 1.793,2 millones por el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales (ITP) y el de Actos Jurídicos Documentados (AJD), ambos muy vinculados a la dinámica inmobiliaria.

La recaudación lograda entre enero y noviembre de 2017 ya supera la de todos los ejercicios anteriores con excepción de 2007, en plena burbuja inmobiliaria, cuando se recaudaron 3.198,9 millones de euros.

El Impuesto de Transmisiones Patrimoniales es el que se paga cuando se compra una vivienda de segunda mano (un 10 %, desde agosto de 2013), mientras que el de Actos Jurídicos Documentados está ligado a la constitución de un préstamo hipotecario (1,5 % es el tipo aplicable más habitual).

Según datos del departamento de Economía de la Generalitat, la recaudación entre enero y noviembre de 2017 por estos impuestos es ya un 8,5 % superior a la de todo 2016, cuando se obtuvieron 1.652,58 millones.

Tras el 'boom' inmobiliario vivido en los años 2005, 2006 y 2007, que se tradujo en recaudaciones superiores a los 3.000 millones anuales, en 2008 los ingresos por esos impuestos se desplomaron hasta los 1.743 millones, cayeron de nuevo en 2009 (1.428) y siguieron descendiendo en 2010 (1.398), en 2011 (1.231) y en 2012 (1.091).

En 2013 tocaron fondo y se recaudaron 1.048 millones de euros, mientras que a partir de 2014 se inició una recuperación que llevó a ingresar ese año 1.275 millones, a obtener 1.474 millones en 2015 y a alcanzar la cifra de 1.652 millones en 2016.

El impuesto de AJD/ITP, que en realidad son tres impuestos, dado que una pequeña parte de la recaudación corresponde a las Operaciones Societarias, aporta más de la mitad de la recaudación total de los tributos gestionados por la Generalitat, seguido del Impuesto del Patrimonio y del de Sucesiones y Donaciones.

A mediados de 2013, en plena crisis, el entonces conseller de Economía, Andreu Mas-Colell, anunció una subida del 25 % en el tipo de transmisiones patrimoniales (que pasó del 8 al 10 %) con el objetivo de ingresar 150 millones más al año.

El impuesto afectó, principalmente, a la compraventa de viviendas de segunda mano, ya que los pisos nuevos están gravados con el IVA.

En cuanto al de Actos Jurídicos Documentados, actualmente el tipo está situado en el 1,5 %, de forma que Cataluña es una de las comunidades con mayor presión fiscal ligada a la compraventa inmobiliaria.

Las cifras de recaudación obtenidas hasta noviembre de 2017 suponen que se ha superado la recaudación prevista por la propia Generalitat para el conjunto del año, ya que el gobierno catalán contaba con obtener 1.324,6 millones por Transmisiones Patrimoniales y otros 420,71 millones por AJD.

Los datos de 2017, un año marcado en la última parte del año por la crisis política en Cataluña, ponen de manifiesto el buen momento que vive el inmobiliario en Cataluña.

La Generalitat asumió la liquidación y recaudación plena de Transmisiones Patrimoniales y del impuesto de Sucesiones y Donaciones a principios de septiembre, cuando decidió poner fin al convenio que tenía con los registradores de la propiedad, a quienes había delegado esta función. EFE

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin