Buscar

Merkel descarta reabrir un preacuerdo de coalición con "concesiones" al SPD

EFE
17/01/2018 - 15:51

Berlín, 16 ene (EFE).- La canciller alemana, Angela Merkel, descartó hoy que se puedan renegociar los "puntos clave" del preacuerdo logrado con los socialdemócratas para una nueva gran coalición y afirmó que el consenso alcanzado tiene ya "considerables concesiones" hacia el Partido Socialdemócrata (SPD).

"Los puntos clave del documento no pueden negociarse nuevo", apuntó la líder alemana, en una comparecencia junto al canciller austríaco Sebastian Kurz, preguntada sobre las presiones del ala izquierda del SPD, descontenta con el preacuerdo resultante.

En la negociación posterior para un pacto de gobierno se pueden "reformular" algunos puntos, añadió Merkel, para recordar que el preacuerdo surgió tras una "larga, muy larga" negociación entre su bloque conservador y el SPD.

Merkel expresó su confianza en que el congreso socialdemócrata del próximo domingo, en Bonn, concluya con una "decisión responsable", para añadir que no podía inmiscuirse en el debate interno del SPD en torno a esa cuestión.

El preacuerdo alcanzado el pasado viernes entre la canciller y líder de la Unión Cristianodemócrata (CDU) y el jefe del SPD, Martin Schulz, debe obtener el visto bueno de los 600 delegados de ese congreso y, de llegarse a un pacto de coalición, se someterá a una consulta entre el casi medio millón de militantes socialdemócratas.

Schulz, expresidente del Parlamento Europeo, inició el pasado lunes una gira por distintas agrupaciones regionales de su partido en busca de apoyos al acuerdo, después de que el ala izquierda expresara sus críticas al texto acordado y que las Juventudes del partido, los "Jusos", se haya movilizado para tratar de bloquearlo.

A escala regional hubo ya en los últimos días varias votaciones, que se saldaron con rechazo a una nueva gran coalición.

El propio Schulz había rechazado categóricamente una nueva alianza de Gobierno con Merkel, pero rectificó luego al fracasar las negociaciones de coalición entre conservadores, liberales y verdes, tras cinco semanas de negociación.

Schulz considera que, hoy por hoy, Alemania "no es gobernable" sin el apoyo de su partido, aunque en declaraciones a los medios ha apuntado a la posibilidad de que a media legislatura se pueda "evaluar" lo conseguido por la nueva gran coalición.

En su gira previa al congreso de Bonn, el líder socialdemócrata se reunirá hoy con su delegación en Baviera, el "Land" dominado por la Unión Socialcristiana de Baviera (CSU), partido hermanado con la CDU de Merkel, donde el próximo otoño se celebrarán elecciones regionales.

La CSU salió como gran vencedora del preacuerdo, ya que logró imponer las restricciones que exigía en política migratoria, en un claro gesto hacia su electorado tradicional.

El SPD hizo prosperar un compromiso de estabilidad en las pensiones, mejoras en las ayudas familiares y una reducción de cargas a los trabajadores, así como inversiones millonarias en educación y sanidad.

Sin embargo, quedaron fuera del paquete sus reivindicaciones esenciales, tales como el aumento fiscal a los ingresos más altos o el llamado "impuesto a los ricos" para las grandes fortunas, así como la reforma hacia un sistema sanitario más igualitario.