Política

El gobierno de Carmena atribuye los repuntes de NO2 a la mala climatología

Madrid, 24 ene (EFE).- El gobierno de Manuela Carmena ha defendido hoy que los niveles de contaminación en Madrid van en descenso gracias a sus medidas, entre ellas la restricción al tráfico, aunque ha reconocido "ligeros repuntes" en dióxido de nitrógeno en 2017 debido a las malas condiciones climatológicas.

Así lo han defendido tanto la coordinadora general del área de Medio Ambiente y Movilidad, Paz Valiente, como el director general de Sostenibilidad Ambiental, José Amador Fernández, en la comisión municipal, donde han defendido que Madrid está "en la senda" para cumplir con la normativa europea en materia de contaminación.

Sin embargo, según el informe de Ecologistas en Acción, la contaminación se agravó el año pasado en la ciudad de Madrid por el incremento "notable" de los niveles de dióxido de nitrógeno, que rebasaron, por octavo año consecutivo, los límites de este contaminante establecidos en la legislación europea.

José Amador Fernández ha puntualizado que 7 de los 9 contaminantes medidos no han superado los valores máximos fijados por la Unión Europea, a diferencia de lo sucedido con el ozono y el dióxido de nitrógeno en 2017.

"El año pasado las condiciones climatológicas fueron especialmente adversas y hubo muy pocas precipitaciones de lluvia y muchos días de anticiclón", ha expuesto el director general, que sin embargo cree que lo que se debe hacer es "profundizar en las medidas del plan A -de calidad del aire- para mejorar la tendencia de reducción con el objetivo último de cumplir los valores límite".

En esa misma línea, la coordinadora general del área que dirige Inés Sabanés ha detallado que en los dos últimos años se han reducido las emisiones contaminantes, y como ejemplo ha citado la reducción de los niveles de NO2 en un 21 % en los alrededores de la Gran Vía durante las restricciones al tráfico implementadas en Navidad.

Y en referencia entre otras medidas a la puesta en marcha en junio de 2018 del área de prioridad residencial (APR) que impedirá la entrada al centro a los no residentes, ha dicho que "en los próximos meses y años se verán los frutos".

La Comisión Europea mantiene abierto un expediente de infracción a la capital, que puede conllevar una multa, si no se adoptan medidas para reducir la contaminación con el objetivo de alcanzar el valor límite anual de dióxido de nitrógeno fijado por la Unión Europea desde el año 2010 (una media anual de 40 microgramos por metro cúbico).

Los dos responsables del área de Medio Ambiente y Movilidad han hecho estas afirmaciones en respuesta a los concejales de Ciudadanos y el PSOE, Sergio Brabezo y Chema Dávila, respectivamente, que han cuestionado al gobierno municipal por los datos de calidad del aire.

"Superamos los niveles de contaminación que la UE nos exige. ¿Qué hará para paliar este problema? Usted tiene que reaccionar, ha fracasado el protocolo", le ha espetado el edil de Ciudadanos a Inés Sabanés, a quien también ha recriminado que mantenga los medidores contra la contaminación en el mismo lugar donde los ubicó la exregidora Ana Botella.

Por su parte, el socialista Chema Dávila ha pedido celeridad en la aplicación de las medidas contenidas en el plan de calidad del aire y ha llamado la atención sobre los retrasos en la puesta en funcionamiento de la APR de centro.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin