Política

Carmen Iglesias pide cambios en el modelo autonómico, ve "tocada" la educación y critica la inmersión lingüística

Otro catedrático propone que los entes locales estén representados en el Senado y su autonomía figure en el artículo 2 de la Constitución

MADRID, 31 (EUROPA PRESS)

La académica Carmen Iglesias, catedrática de Historia de las Ideas Morales y Políticas de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, ha defendido este miércoles en el Congreso la necesidad de introducir reformas puntuales en el modelo autonómico español y ha denunciado, entre otras cosas, la situación de la educación pública --"está tocada", ha dicho--, la inmersión lingüística que rige en algunas autonomías y también el hecho de que asignaturas como la Historia de España se impartan en inglés.

Iglesias, que fue la primera mujer en dirigir la Real Academia de la Historia, ha sido también la primera en comparecer ante la Comisión para la Modernización y Evaluación del Estado Autonómico, que antes que a ella había recibido a 14 comparecientes.

La también académica de la lengua ha admitido que el modelo vigente "tiene problemas", pero que también ha habido "malas prácticas" que serían más fáciles de atajar "con una cirugía constructiva" y "poco a poco" que cambiando totalmente la Constitución. "A veces son más importantes las pequeñas reformas", ha dicho.

20.000 LEYES DE 18 LEGISLADORES

Ha reconocido que "el modelo territorial del 78 fue equivocado" en la medida en que no se cerró, sino que quedó abierto, y por eso ahora hay "18 legisladores" y en temas como energía, cementerios nucleares o bosques "hay 20.000 legislaciones y todas se creen primarias". También ha denunciado que esta situación ha dado lugar a cosas tan increíbles como que "las ambulancias no pueden pasar de una autonomía a otra" sin los correspondientes "permisos".

En cualquier caso, considera que el modelo autonómico es "válido" aunque necesita "bastante reformas" que deben hacerse con consenso y abordando "problema a problema" y de forma "humilde" porque "una reforma total a estas alturas es imposible".

Otra de las cosas en las que se ha fallado, desde su punto de vista, es la educación. "La dispersión autonómica ha procurado que no haya habido una educación cívica", ha comentado, a la vez que ha advertido de que "las libertades y la democracia hay que cuidarlas mucho" porque en realidad "todo es muy efímero".

Además, se ha mostrado contraria al modelo de "inmersión lingüística" que se aplica en algunas comunidades, en las que, desde su punto de vista, los alumnos "hablan el castellano, pero no lo conocen bien".

También ha criticado cosas como que la Historia de España se "enseñe en inglés" y ha puesto el acento en la situación de la educación pública que, ha dicho, "está tocada" y produce "mano de obra barata". En este punto se ha puesto a sí misma como ejemplo al relatar que viene de "una familia de perdedores" que dependió de las "becas" y que con una enseñanza pública como la actual "no habría podido salir adelante".

"ANACRÓNICOS" DERECHOS HISTÓRICOS

En otro momento de su intervención, ha tildado de "anacrónicos" los derechos históricos. "Los territorios no pueden tener derechos históricos para eso se hicieron las revoluciones", ha sentenciado. Y también se ha mostrado a favor de una reforma de la Ley Orgánica del Régimen Electoral General (LOREG), puntualizando que no requeriría de una reforma constitucional.

En su opinión, la LOREG "en su momento tuvo sentido" pero ahora ya no lo tiene "tener como bisagra a partidos que exigen cosas a cambio y nunca se contentan con lo que se les da". A su juicio, ésta es una "labor inútil" porque las exigencias de los nacionalistas "no paran nunca".

Iglesias también se ha referido expresamente al conflicto catalán. Según su análisis, en Cataluña se vive "un momento de alucinación colectiva casi milenarista" porque hay "dos millones de personas convencidas de que se puede vivir en Jauja". "Es un momento para recapacitar", ha añadido, incidiendo en que "la libertad y la igualdad de todos los ciudadanos es lo primero" y que "los derechos lo tienen los individuos y no los territorios".

En la sesión vespertina de la comisión también ha intervenido el catedrático de Derecho Administrativo de la Universidad de La Coruña Jaime Rodríguez Arana, quien ha defendido que en el Senado haya una representación de la administración local y que la autonomía política que el Tribunal Constitucional ya ha reconocido a los entes locales se incorpore expresamente en el artículo 2 de la Constitución.

El que fuera director del Instituto Nacional de la Administración Pública ha recordado que los franceses llaman a su Cámara Alta 'Cámara local' y que, si bien no ve necesario llegar a este punto en España, sí se debería dar entrada en la misma a los entes locales si se quiere "tener una perspectiva de equilibrio".

NO A LAS "MUTACIONES CONSTITUCIONALES"

El catedrático gallego ha admitido que esta propuesta "provoca distorsiones", pero ha recalcado que si el Senado se concibe como una Cámara "territorial" y no sólo "autonómica", ha de haber una representación local.

Desde su punto de vista, si el Senado fuera una Cámara de representación territorial "real" muchos "conflictos territoriales podrían ser al menos planteados en unos términos de solidaridad y cooperación que evitaran tensiones como las que a veces se producen".

Además, considera conveniente que se reconozca la autonomía política de los entes locales en el artículo 2 de la Constitución. "Deben tener el peso y la consideración que se merecen desde el punto de vista del equilibrio territorial", ha aseverado.

Aunque esta propuesta requeriría una modificación de la Constitución y es partidario de retocar otros puntos de la Ley de Leyes, Rodríguez Arana ha advertido de que hay que tomar con "cierta prevención" las "mutaciones constitucionales" y que determinadas modificaciones deben contar con al menos el mismo consenso que se logró en 1978.

REVISIÓN DEL REPARTO COMPETENCIAL

También ha defendido que, igual que hizo Alemania hace unos años, se haga un análisis pormenorizado de las competencias que ostenta cada administración y que se tenga en cuenta a la administración local en ese "ejercicio de distribución de competencias".

El catedrático ha cuestionado que las comunidades autónomas o incluso los ayuntamientos hayan replicado la estructura organizativa del Estado y ha apostado por que cada una de ellas tenga su propio modelo "adecuado a su realidad". Así, ha puesto como ejemplo que en Galicia es imprescindible una Consellería de Pesca o una de Turismo en Canarias que en otros lugares no lo serían.

Respecto al reparto de competencias, considera que hay una "considerable densidad administrativa sobre la provincia" cuando en su opinión, la administración periférica de la comunidad (delegaciones provinciales) "podrían realizar muchas funciones a través de las diputaciones provinciales.

En este punto, ha apostado por realizar una "simplificación administrativa para que las políticas publicas provinciales se puedan realizar de la mejor forma posible" y evitar "solapamientos, duplicidades o triplicidades" que encarecen el sistema y lo hacen menos eficiente

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin