Política

El Estatuto de Autonomía cumple 35 años con una nueva reforma pendiente

Madrid, 24 feb (EFE).- El Estatuto de Autonomía de la Comunidad de Madrid cumple mañana 35 años con una nueva reforma pendiente propuesta por el Gobierno regional, que quiere introducir medidas de regeneración democrática, al igual que Cs, mientras que el PSOE-M y Podemos abogan también por incluir el reconocimiento de derechos.

El Estatuto de Autonomía, reconocido por la Constitución española, es la norma institucional básica de cada comunidad autónoma.

El de la Comunidad de Madrid, aprobado el 25 de febrero de 1983, establece las competencias de la región, la composición y funcionamiento de la Asamblea de Madrid y la organización judicial, entre otros asuntos.

En sus 35 años de vida ya ha sido reformado en tres ocasiones (1991, 1994 y 1998), a las que hay que sumar una pequeña modificación en 2010.

Ahora, el documento afronta una nueva reforma con el proyecto de Ley del Gobierno regional que busca incorporar medidas de regeneración democrática, como eliminar el aforamiento de diputados y miembros del Ejecutivo, limitar los mandatos y reducir el número de diputados en una horquilla de entre 80 y 100, frente al modelo actual de 129.

La reforma también plantea la posibilidad de establecer más de una circunscripción electoral en el ámbito de la Comunidad de Madrid para abandonar así el modelo uniprovincial.

El Pleno de la Asamblea de Madrid debatirá el próximo 1 de marzo las enmiendas a la totalidad al proyecto de ley presentadas por Podemos y el grupo parlamentario socialista, que además ha planteado un texto alternativo.

"Después de 35 años hay que actualizar un Estatuto cuya experiencia ha sido positiva", señala a Efe el portavoz del PSOE-M en la Asamblea de Madrid, Ángel Gabilondo.

En su opinión, este texto ha sido "determinante para la construcción de la singularidad de Madrid", al dotar a la región de "autogobierno y de una mayor capacidad de resolver sus problemas cotidianos".

Sin embargo, advierte de que en este tiempo la sociedad ha cambiado y por ello cree que el Estatuto debe hacer una "relectura que incentive y profundice" en derechos como la educación, la sanidad, la atención a las personas dependientes o la protección contra la violencia de género.

"No es que falte la proclamación de los derechos, pero hay que darles un nivel de rango de ley estatutaria, que nos comprometa a los poderes públicos", dice.

Una opinión que comparte la portavoz de Podemos, Lorena Ruiz-Huerta, que considera que la reforma propuesta por el PSOE-M es más "ambiciosa" que la del Gobierno.

"Como arranque del modelo descentralizado, el Estatuto ha sido muy positivo (...) pero 35 años después hay que avanzar en el modelo y superar ciertos aspectos que se han quedado obsoletos", sostiene.

Su grupo no ha planteado texto alternativo, pero aboga por dar más papel a la iniciativa ciudadana en la Asamblea de Madrid ofreciéndoles por ejemplo la posibilidad de reprobar a miembros del Gobierno.

El portavoz del PP, Enrique Ossorio, reconoce que tendrán que "ceder en algo" durante la tramitación parlamentaria de la reforma del Estatuto, pero insiste en su idea inicial de "restringir" los cambios a medidas de regeneración democrática.

"Abrir en canal el Estatuto para todo tipo de cuestiones, como platea el PSOE-M, ni es la preocupación de los ciudadanos ni resuelve absolutamente nada", asegura.

Además, para Ossorio "no tiene sentido que un Estatuto de Autonomía marquen diferencias entre españoles" en cuestión de derechos, pero coincide con los otros portavoces al resaltar la contribución de este texto al régimen autonómico.

"Ha permitido un nuevo marco con un Gobierno a nivel regional que tomaba decisiones en su marco de competencia y ha sido muy acertado", ha manifestado.

El portavoz de Ciudadanos, Ignacio Aguado, también valora el Estatuto vigente al haber aportado a su juicio "certidumbre, seguridad jurídica y un marco común de convivencia en la Comunidad", pero ve necesario otro cambio para introducir "nuevas demandas" de la sociedad.

Por ello, ha recordado que su grupo solicitó una reforma "exprés" para incorporar la limitación de mandatos y la eliminación de aforamientos.

"No le veo demasiado sentido a replicar derechos ya consagrados en la Constitución", comenta.

Sobre la propuesta de establecer más de una circunscripción electoral, cree que es un intento del PP para conseguir más escaños en las elecciones.

A falta de conocer la postura de Ciudadanos y de Podemos en la votación del próximo 1 de marzo, lo que es seguro es que uno de los textos (el del Gobierno o el de los socialistas) seguirá adelante con la tramitación parlamentaria en comisión.

La reforma del Estatuto tendrá que volver a Pleno para su votación definitiva, donde deberá ser aprobado por una mayoría de dos tercios, al igual que posteriormente en el Congreso de los Diputados y el Senado.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin