Política

Fin de campaña de las presidenciales egipcias con omnipresencia de Al Sisi

El Cairo, 23 mar (EFE).- Concluye hoy la campaña para las elecciones presidenciales de Egipto, en la que la imagen del actual mandatario, Abdelfatah al Sisi, que aspira a un segundo mandato, ha inundado las calles de El Cairo con numerosos carteles frente a la escasa presencia de su único rival, Musa Mustafa Musa.

En la icónica plaza Tahrir de El Cairo, epicentro de la revuelta popular de 2011, se pueden ver más de 20 pancartas a favor de Al Sisi, entre ellas una de gran tamaño que cubre la fachada de un edificio de siete plantas, y tan sólo dos carteles de Mustafa Musa.

En una entrevista con Efe, Musa justificó que los pósters a favor del presidente son "regalos" de empresas y eso no se incluye en el gasto máximo que puede realizar cada candidato, que es de 20 millones de libras egipcias (poco más de un millón de dólares).

"Yo no tengo regalos, porque la gente antes de hacérmelos piensa que de esa forma actúan en contra del presidente Al Sisi y tienen una postura hostil (hacia él), y quizás eso no es del todo correcto", añadió Musa.

"Yo trabajo con mis recursos personales, mi propio dinero y el de mi hermano, nuestra fábrica (...) dentro de los límites de lo posible sin apoyo de nadie", insistió.

Asimismo, el político de poco renombre explicó que para darse a conocer dependió de los medios de comunicación, pero eso "no es suficiente".

Admitió que el hecho de haberse presentado en el último momento jugó en su contra, y esto le atrajo numerosas críticas y ataques, ya que su candidatura fue interpretada como un intento de dar a los comicios una apariencia democrática.

En un comunicado, su equipo de campaña acusó a los Hermanos Musulmanes -que Al Sisi apartó del poder con un golpe de Estado en julio de 2013 y actualmente es considerado grupo terrorista- de intentar transmitir la idea del "candidato comparsa", término que se ha usado en las redes sociales para mofarse de Musa.

En la plaza Tahrir, el jardinero Fathi Mohamed afirmó a Efe que votará por el "raís" (presidente) y admitió no conocer al otro candidato ni saber "cuál es su nombre".

"Qué ha hecho el otro (para que le dé mi voto)?", se preguntó el empleado estatal.

"No voy a mentirte y decirte que estoy contento y comiendo carne (cuyo precio se ha disparado), pero Al Sisi entró en un terreno en llamas (...) que no es posible que dé frutos ahora y hay que tener paciencia", agregó con confianza en el futuro.

El jardinero aseguró que Al Sisi "tendrá en cuenta a los pobres, que son débiles", dando por descontada su reelección.

Nadie duda de que el actual mandatario ganará los comicios de los días 26, 27 y 28 de marzo, pero la participación será clave para legitimar la victoria por lo que Al Sisi ha pedido reiteradamente a los egipcios que acudan a las urnas.

"Sean cuales sean sus decisiones y opiniones políticas, su intensa participación en las elecciones dará un gran empuje a esta patria" afirmó el jefe de Estado, que no ha comparecido en actos de campaña sino que ha aprovechado sus compromisos oficiales para lanzar mensajes electorales.

Los medios de comunicación egipcios se han volcado con el mandatario y han evidenciado los "logros" de su primer mandato y la necesidad de que siga al frente del Gobierno para continuar con el desarrollo económico y la lucha contra el terrorismo, principales estandartes de Al Sisi.

Antes del cierre de campaña, varios canales de televisión retransmitieron una entrevista con el exmariscal, durante la cual le fueron expuestas quejas de los ciudadanos sobre los proyectos prometidos pero nunca realizados o los que no están al servicio de los más desfavorecidos.

En un vídeo mostrado a Al Sisi, algunos se atrevieron a criticar la falta de libertad de expresión en Egipto y admitieron su miedo a ser detenidos por opinar abiertamente, mientras que otros mostraron su "amor" y apoyo incondicional al "raís".

En respuesta a las críticas por la poca pluralidad, que también han llegado desde fuera del país, el presidente aseguró que los egipcios pueden votar "con total libertad", a pesar de que sólo tengan dos opciones entre las que elegir.

Los demás aspirantes a candidatos fueron arrestados, descalificados o se retiraron de la carrera presidencial por supuestas presiones de las autoridades.

Samar Ezzat

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin