Política

Win Myint toma posesión como nuevo presidente de Birmania

Bangkok, 30 mar (EFE).- Win Minyt tomó hoy posesión como nuevo presidente de Birmania (Myanmar) dos días después de que fuera elegido por el Parlamento en substitución de Htin Kyaw, que dimitió la semana pasada para descansar.

El nuevo jefe de Estado juró el cargo en un acto retransmitido por la televisión estatal MRTV ante el legislativo, donde el miércoles se impuso a otros dos candidatos gracias a la mayoría en la cámara de su partido, la Liga Nacional para la Democracia (NLD).

Lo hizo el mismo día que se cumplen dos años de la constitución del gobierno de la NLD tras la victoria de la formación en las elecciones en noviembre de 2015, las primeras democráticas en el país tras casi medio siglo de regímenes militares.

Win Myint, de 66 años, es un ex preso político de la última junta militar, veterano de la NLD, y uno de los pocos miembros del estrecho círculo de colaboradores y hombres de confianza de la líder de facto del país, Aung San Suu Kyi.

El mandatario sustituye a Htin Kyaw, quien dimitió el 21 de marzo después de que el Gobierno admitiera que el exmandatario, de 71 años, había viajado varias veces al extranjero para someterse a tratamiento médico.

Pese a que la Constitución -aprobada por la última junta militar- concede amplios poderes al jefe del Estado, se espera que Suu Kyi siga ejerciendo el liderazgo político del gobierno como Consejera de Estado.

La Nobel de la Paz se creó a medida este cargo al no poder optar a la presidencia debido a una norma constitucional que veta a candidatos con familiares extranjeros, caso de Suu Kyi, cuyos dos hijos tiene pasaporte británico.

Junto al nuevo presidente también tomaron posesión como vicepresidentes los otros dos candidatos en la votación del miércoles.

Se trata de Myint Swe, que fue propuesto por el Ejército, y Henry Van Thio, de la minoría chin, quienes revalidaron los cargos que ya desempeñaban desde el inicio de la legislatura.

La última junta militar se disolvió en 2011 y traspasó el poder a un gobierno civil formado por exgenerales, que fue reemplazado por el ejecutivo de la NLD.

La Constitución birmana reserva amplios poderes a las Fuerzas Armadas, incluido una cuarta parte de los escaños del Parlamento y ministerios clave como Interior, Defensa y Fronteras.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin