Buscar

Abiy Ahmed, un joven oromo como nuevo primer ministro para apaciguar Etiopía

EFE
2/04/2018 - 18:45
Más noticias sobre:

Abiy Ahmed, un joven político de la turbulenta región de Oromia, ha jurado cargo hoy como primer ministro de Etiopía, sustituyendo a Hailemariam Desalegn, y convirtiéndose en la tercera persona en ese puesto desde la caída en 1991 del gobierno comunista.En su primer discurso hoy como primer ministro ya ha dado pasos significativos en la reconciliación nacional al pedir perdón "de todo corazón" a las miles de víctimas del estado de emergencia que rige en el país desde hace casi dos meses.Además, ha pedido a los exiliados etíopes que vuelvan porque les espera "con los brazos abiertos", en lo que ha calificado de una nueva era.Con 41 años, es probablemente el líder político con más educación del país, y en su currículum cuenta con un doctorado, experiencia militar y la creación de la Agencia de Seguridad de Redes de Información (INSA), servicio de espionaje del país africano.El nuevo primer ministro etíope nació en Agaro, un área rica en recursos naturales y café -el producto estrella de la exportación etíope- de la región de Oromia (suroeste), donde vive el grupo étnico más grande del país, los oromos.Creció en una familia multicultural formada por una madre amhara -el otro gran grupo étnico del país- de religión cristiana ortodoxa y un padre oromo musulmán, por lo que sus raíces mestizas son para la población un buen signo de esperanza para que traiga una unidad nacional anhelada después de años de protestas constantes de oromos y amharas.Además, el político, que está casado y tiene tres hijas, habla con fluidez, además de inglés y oromo, las otras dos grandes lenguas, el amhárico y el trigriñaAhmed fue nombrado líder de la coalición gobernante, el Frente Democrático Revolucionario Etíope (EPRDF), el pasado martes, cuando logró una mayoría contundente, frente a los otros dos candidatos.El joven político lidera una de las cuatro formaciones que integran el EPRDF, el Partido Democrático del Pueblo Oromo (OPDO), al que se unió con tan solo 16 años y por el que es diputado nacional, un requisito constitucional para ser nombrado primer ministro.Ahmed comenzó su carrera política sirviendo en el Ejército etíope, con el que participó en misiones internacionales de paz en varios países, entre ellos, Ruanda, y se doctoró en el Instituto de Estudios de Seguridad y Paz de Adís Abeba en 2017.También llegó a ser nombrado ministro de Ciencia y Tecnología en 2015.Ahmed fue elegido el pasado 22 de febrero candidato del partido oromo para suceder a Hailemariam Desalegn, de 52 años, que renunció ese mismo mes a su cargo de primer ministro, en el que llevaba casi seis años, así como de su puesto de presidente del EPRDF.El nombramiento de Ahmed fue una apuesta del partido y del presidente de la región de Oromia, Lemma Megersa, por alguien joven y reformista, lo que algunos miembros de la coalición gobernante ven como populista y en contra de la línea étnica del partido.Dada su experiencia en el Ejército, conoce muy bien el trabajo de los servicios de inteligencia y las fuerzas de seguridad.Sin embargo, también suscita preocupación por el hecho de que fundó la INSA, una agencia de ciberseguridad que ha vigilado de forma masiva a la población etíope, incluidos a disidentes de Europa y América del Norte.La dimisión de Desalegn, anunciada el 15 de febrero, se produjo durante una semana convulsa que dejó al menos diez muertos en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad durante una huelga de tres días en la región de Oromia para exigir la liberación de políticos de la etnia oromo encarcelados.El día después de dimitir, Desalegn dictó un estado de emergencia, durante el que se han detenido a 1.107 personas y ha provocado la muerte de al menos 16 civiles a manos del Ejército y decenas de miles de desplazados y refugiados en la región sureña.El poder Ejecutivo en Etiopía recae casi por completo en el primer ministro, ya que la Presidencia, que ostenta Mulatu Teshome desde octubre de 2013, es un cargo de marcado carácter simbólico y honorífico.