Política

Fundación Fernando Buesa dice a ETA que está a tiempo de reconocer que causó "un daño injusto" antes de disolverse

Cree que en su comunicado ha buscado "justificar sus fechorías y proporcionar argumentos para la obtención de beneficios penitenciarios"

BILBAO, 24 (EUROPA PRESS)

La Fundación Fernando Buesa ha querido "enviar a ETA un mensaje de futuro, ya que en unos días va a declarar su fin", y le ha transmitido que, si piensa sinceramente en una convivencia futura en paz y libertad, "está a tiempo de proclamar que es ilegítimo el uso de la violencia para conseguir objetivos políticos, que recurrir a ella fue un error que causó un daño injusto e irreparable, y que requiere la petición de perdón a todas las víctimas sin distinciones". "Ése sería el verdadero final y la garantía de no repetición, existan los conflictos que existan", ha asegurado.

En un comunicado, la Fundación se ha referido al último comunicado de la banda terrorista ETA y al anuncio de su próxima desaparición, para apuntar que "llegan dolorosamente tarde, después de más de 850 asesinados y millares de heridos, extorsionados y amenazados".

"Y es verdad que nunca debió suceder, pero el único responsable de que esto sucediera ha sido ETA. ETA decidió libre y voluntariamente asesinar, extorsionar y amenazar para imponer su proyecto político, totalitario y excluyente", ha dicho.

Además, ha apuntado que, "si ha terminado, no ha sido por la voluntad de ETA, sino por la actuación del Estado de Derecho, que ha conseguido derrotarla, junto con el rechazo creciente de la sociedad vasca".

A su juicio, tanto su última declaración como su desaparición "llegan tarde y mal, reconociendo el daño causado, algo que hacían de forma sistemática al reivindicar sus atentados como dicen en su nota explicativa, pero sin reconocer la injusticia y la sinrazón de su actuación".

En este sentido, no cree "suficiente con la alusión que hace" ETA a que entiende y respeta que muchos consideren que su actuación "ha sido inaceptable e injusta". "¿Lo asumen y lo consideran así ellos?. Fue injusto. Recurrir a la violencia para obtener fines políticos es éticamente insostenible y no tiene ninguna justificación", ha aseverado la Fundación Fernando Buesa.

Además, ha recordado que la banda pide "perdón a las víctimas que no tenían participación en el 'conflicto', pero no a otras que, a su juicio, sí la tenían, es decir, piden perdón por las víctimas de Hipercor, pero consideran que Fernando Buesa, Gregorio Ordóñez, José María Lidón y tantos otros estuvieron bien asesinados como participantes en el conflicto".

"Alberto Jiménez Becerril estuvo bien asesinado, pero piden perdón por el asesinato de su mujer, Ascensión García. ¿Puede haber mayor crueldad?, ¿Es ésta la empatía que dicen querer mostrar por el sufrimiento generado?. Rechazan en la explicación el cinismo que, sin embargo, practican de forma descarnada en el comunicado", ha apuntado.

De esta manera, lamenta que ETA siga "justificando sus crímenes por la existencia de un conflicto anterior a su aparición y que aún continúa". "Pero conflictos en la sociedad vasca hay muchos, como en toda sociedad. Sin embargo, en una democracia, los conflictos no se resuelven asesinando al oponente, sino a través del diálogo, del acuerdo y, cuando éste no es posible, ante los tribunales; es decir, aceptando las reglas de la democracia y del Estado de Derecho", ha añadido.

FALTA DE RESPONSABILIDAD

La Fundación Fernando Buesa ha criticado que la banda "construya un relato que adolece de una tremenda falta de responsabilidad" y ha considerado que expresiones como las que ha utilizado de 'ojalá nada de esto hubiera sucedido', 'ojalá la libertad y la paz hubieran echado raíces en Euskal Herria', 'nadie puede cambiar el pasado' o 'reconozcamos todos la responsabilidad contraída y el daño causado', constituyen "una retórica que envuelve y diluye la responsabilidad de ETA, dando a entender que todos han sido responsables de tanta atrocidad".

"Nuestra Fundación no tiene reparos al condenar los contraterrorismos ilícitos o los abusos policiales cometidos y pide para sus víctimas reconocimiento y reparación. Pero vemos que ETA no lo hace con las víctimas que su propia violencia ha originado. Esa es la diferencia fundamental entre los demócratas y los totalitarios, que legitiman y justifican la violencia que ejercieron por una motivación política", ha subrayado.

A su entender, no se puede olvidar que las víctimas de ETA "tienen un significado político, que viene dado por la pretensión de los victimarios de imponer un proyecto político totalitario y excluyente".

Tras reconocer que el comunicado "tiene elementos positivos, desde su anuncio de final y el compromiso de no repetición hasta su redacción, tan diferente a otros anteriores", ha apuntado que, sin embargo, las palabras como "empatía" y "perdón" pierden su sentido "con el uso restrictivo y matizado que se hace de las mismas".

"Quedan huecas si no van acompañadas de una reflexión ética en profundidad por parte de ETA de lo que ha supuesto toda su actividad. Es tiempo de autocrítica y honestidad", ha advertido.

La Fundación Fernando Buesa cree que ETA "ha buscado contentar a todos: a las víctimas con el perdón a unas y el respeto a otras, a su mundo justificando su actuación por la existencia del conflicto, a la sociedad vasca con su final y el compromiso de no repetición y a sus presos y huidos, pretendiendo dar, a la vez, una justificación a sus fechorías y proporcionar argumentos para la obtención de beneficios penitenciarios".

Por ello, ha querido "enviar a ETA un mensaje de futuro, ya que en unos días va a declarar su fin". "Si piensan sinceramente en una convivencia futura en paz y libertad, aún están a tiempo de proclamar que es ilegítimo el uso de la violencia para conseguir objetivos políticos, que recurrir a ella fue un error que causó un daño injusto e irreparable, y que requiere la petición de perdón a todas las víctimas sin distinciones. Ése sería el verdadero final y la garantía de no repetición, existan los conflictos que existan", ha asegurado.

En este sentido, ha recordado que siempre ha defendido "que la desaparición de ETA era condición necesaria, pero no suficiente para la construcción de la convivencia en paz y libertad en Euskadi". "A su desaparición debe unirse la deslegitimación ética, social y política del terrorismo, la autocrítica, a la que instamos, tanto a ETA como a quienes apoyaron su actuación", ha añadido.

Junto a ello, cree "imprescindible la construcción de una memoria justa y veraz de lo ocurrido, basada en la centralidad de las víctimas". "Y todo ello es tanto tarea de las instituciones como del conjunto de la sociedad vasca", ha indicado.

Por último, ha pedido que "la cobertura de la disolución de la banda haga hincapié en la derrota de ETA, sin caer en el objetivo propagandístico que la banda pretende dar a este hecho". "ETA tiene una inmensa deuda contraída con la sociedad vasca y española. Su desaparición certifica la victoria del Estado de Derecho en su lucha contra el terror, contra quienes quisieron imponer un proyecto político totalitario y excluyente sobre la sangre inocente de sus víctimas", ha concluido.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin