Política

Millo pide un Govern que evite elecciones y que no presidan Puigdemont, Sànchez ni Turull

Lamenta que el Govern no dialogara cuando la economía permitió mejorar la financiación

BARCELONA, 25 (EUROPA PRESS)

El delegado del Gobierno en Catalunya, Enric Millo, ha pedido este miércoles un Govern que evite elecciones y ha rechazado que pueda presidirlo un encausado como Carles Puigdemont, Jordi Sànchez o Jordi Turull (JxCat), los tres candidatos propuestos hasta ahora.

En una entrevista de El Punt Avui TV recogida por Europa Press, ha destacado que se debe proponer a un candidato plenamente disponible para los catalanes y no pendiente de su situación judicial: "Catalunya necesita hoy normalidad institucional y estabilidad".

"Los presos no dependen del Gobierno, pero si la normalidad regresa a Catalunya también puede hacer ver las cosas de manera diferente en relación a los autos judiciales, ya que es importante que haya seguridad jurídica", y ha añadido que con Puigdemont no puede regresar la normalidad.

Del expresidente también ha dicho que debe rendir cuentas con la justicia española y que si le extraditan "habrá gente que lo lamente y otra que pensará que ya era hora" porque se saltó la ley a sabiendas de las consecuencias que podía tener.

Ha detallado que hablaba a menudo con él hasta la mañana del 27 de septiembre, justo antes de que se proclamara la independencia en el Parlament: "Antes de hacerlo iba a convocar elecciones y le dije que me parecía buena idea".

"Pero él exigía unas garantías que no dependían del Gobierno, como pedir que personas salgan de la cárcel", y ha lamentado que finalmente optara por no convocar elecciones y proclamar la independencia.

Tanto Puigdemont como el resto de encausados "tomaron decisiones sabiendo que contravenían la ley y que eso tenía consecuencias, y lo hicieron de todos modos: no están en la cárcel por sus ideas, no son presos políticos, sino que están allí por unas decisiones".

Millo ha explicado que conoce a todos los presos menos a Jordi Cuixart (Òmnium) y que su situación "hace sufrir", y ha augurado que el juicio será muy duro porque los hechos que protagonizaron son muy graves.

Ha pedido ser conscientes de hasta dónde se ha llegado y de que salir de la situación requiere tiempo, serenidad y sensatez, después de que "ninguna de las dos partes ha sido capaz de resolver el problema" y no se ha podido evitar llegar hasta donde se ha llegado, ha añadido.

También ha lamentado que el presidente del Parlament, Roger Torrent, haya rechazado hasta en tres ocasiones reunirse con él: "Hemos de reconducir, reconciliar y recoser a base de ser todos generosos, pero aceptando que la legalidad democrática vigente se ha de respetar".

SITUACIÓN ECONÓMICA

Millo ha lamentado que el Govern que encabezaba Carles Puigdemont no quisiera dialogar de otra cosa que no fuera un referéndum, a pesar de que la situación económica había mejorado y ya se podía abordar la inversión en Catalunya y el modelo de financiación autonómica.

Ha argumentado que mejorar las inversiones era difícil durante los peores años de la crisis, cuando los ingresos públicos caían a razón de 90.000 millones de euros anuales: "Quieres afrontar una reforma del modelo de financiación cuando estás perdiendo ingresos y no puedes".

Y ha afirmado que además de la crisis económica hubo "fenómenos de corrupción vinculados con el Govern", la eclosión independentista y una hoja de ruta que buscaba la separación tanto legal como ilegalmente.

"Ahora que estamos saliendo de la crisis o comenzando a salir, ahora que está creciendo el PIB, los ingresos y el empleo, ahora nos encontramos al otro lado a un Govern que no quiere hablar", y cree que lo único de lo que no puede hablarse es un referéndum fuera de la ley.

CONTACTOS CON PUIGDEMONT

Millo ha desvelado que los días previos al 1-O se reunió en privado con Puigdemont en muchas ocasiones con la voluntad de llegar a acuerdos y de abordar medidas para la mejora de Catalunya, pero, según el delegado, el expresidente sólo quería hablar del referéndum.

Ha explicado que antes del 1-O le decía: "Escucha presidente, mientras no convoques el referéndum, esto tiene solución, porque hay que hacer lo que sea, pero si lo convocas, ya no tendrás margen y yo tampoco e iremos a la colisión".

Millo dice que Puigdemont le respondía: "Yo no puedo no convocar el referéndum. Está la CUP y ERC. Yo me he comprometido. Todos me dicen que lo tengo que hacer. Después ya veremos", y Millo le explicó las consecuencias jurídicas que podía tener para él y para los miembros de su ejecutivo actuar fuera de la Constitución.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin