Política

Gómez Bermúdez cree "una buena noticia" la disolución de ETA y dice que la Justicia "no puede parar", pero sí valorarlo

Afirma que esto tendrá "su influencia en la vigilancia penitenciaria" porque disminuirá el riesgo de reiteración delictiva de los presos

Afirma que esto tendrá "su influencia en la vigilancia penitenciaria" porque disminuirá el riesgo de reiteración delictiva de los presos

BILBAO, 27 (EUROPA PRESS)

Javier Gómez Bermúdez, expresidente de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional y especialista en temas de terrorismo, cree que es "una buena noticia" que ETA se disuelva "de forma expresa", pese a que haya "matices" porque no ha pedido "un perdón incondicionado".

En todo caso, ha afirmado que la Justicia "no puede parar" y tendrá que seguir "investigando y juzgando" los crímenes que ha cometido la banda, pero sí pueda "valorar" su desaparición, y considera tendrá "influencia en la vigilancia penitenciaria" porque disminuirá el riesgo de reiteración delictiva de los presos.

Antes de participar en unas jornadas del Colegio de Abogados de Bizkaia, Gómez Bermúdez se ha referido al anuncio de que ETA de disolverá a principios del próximo mes de mayo, y ha apuntado que, a partir de entonces, el papel de la Justicia continuará siendo "el que ha sido siempre", aunque tendrá que "valorar" esa desaparición en cada caso individualmente.

"Si ETA finalmente se disuelve de forma expresa, que está bien, que es una buena noticia, por supuesto dentro de todos los matices que se quieran, de que no han pedido perdón incondicionado, pero es una buena noticia, ahora la Justicia tendrá que valorarlo individualmente, porque la responsabilidad penal es individual, la actitud y el comportamiento de cada uno de los miembros de ETA, presos o no presos", ha añadido.

En este sentido, ha rechazado que la disolución de la banda pueda suponer que se adopten medidas colectivas. "Me imagino que, una vez desaparecida, formal, y expresamente ETA, esto sí tendrá una influencia en la vigilancia penitenciaria, en el juez de vigilancia penitenciaria, en sus resoluciones, por el simple hecho de que el peligro disminuye", ha apuntado.

"Desaparecida la organización criminal, el peligro de reiteración delictiva, por ejemplo, de aquellos presos que vayan saliendo el libertad u otras personas que pudieran haberse incorporado a una organización ya extinguida, terrorista, disminuye", ha insistido.

POLÍTICA PENITENCIARIA

Preguntado por si considera que la desaparición de la banda puede conllevar una modificación de la política penitenciaria, ha subrayado que "la Ley es muy clara y dice que, cuando la evolución de un preso es acorde y favorable" con la posibilidad de su reinserción, "hay que adoptar medidas".

"Si ese preso es favorable a la reinserción porque ya está absolutamente arrepentido, ha pedido perdón, intenta reparar a las víctimas, claro que habrá que ir acercándolo, pero simple y llanamente porque se ha producido una evolución favorable que aconseja que vaya arraigándose otra vez, cerca de su familia, en su tierra", ha explicado.

Javier Gómez Bermúdez ha precisado que, en todo caso, "esto ya existía antes de disolverse ETA" porque "la llamada 'vía Nanclares' no dejaba de ser eso".

En cuanto a los huidos, ha explicado que la Justicia "no puede parar porque se ha disuelto una organización terrorista, los crímenes que se hayan cometido hay que investigarlos y juzgarlos". No obstante, ha señalado que se puede tener en cuenta "el cómo, el qué, si se entregan voluntariamente", porque "esto supone un atenuante".

"La legislación penal en general, tiene mecanismos, para rebajar las penas cuando hay arrepentimiento, cuando hay colaboración, etc, pero los crímenes hay que investigarlos y perseguirlos", ha concluido.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin