Política

SCC defiende que la respuesta a la crisis catalana tiene que ser "europea"

Londres, 10 may (EFE).- La entidad cívica Societat Civil Catalana (SCC) defendió hoy en Londres que la lucha contra los movimientos independentistas, como el que ha generado la crisis en Cataluña, "tiene que contar con una respuesta europea".

El presidente de esta plataforma, José Rosiñol, hizo estas declaraciones en una rueda de prensa en Londres, en el marco de una gira para dar a conocer la marca Societat Civil Europea (SCE), que nace con el objetivo de contrarrestar el discurso catalanista y el de los otros "populismos" que recorren Europa.

Tras visitar Berlín, Luxemburgo y Bruselas, Rosiñol manifestó que la intención de este nuevo grupo es combatir el populismo en Europa "desde la ciudadanía hacia arriba".

"Lo que está pasando en Cataluña lo vemos como un síntoma de una enfermedad generalizada que recorre toda Europa; se ha concretado en Cataluña en forma de populismo nacionalista, que busca la separación del conjunto de España, pero podemos encontrarlo en otros partidos", subrayó.

"En Francia se puede concretar como el movimiento de Le Pen, o aquí en el Reino Unido con el UKIP en el tema del 'brexit', o Syriza o Amanecer Dorado en Grecia; o Vlaams Belang en Bélgica, en fin, o AfD en Alemania", pormenorizó.

A su juicio, existen "1.000 ejemplos de que hay algo que subyace, que no es común a todos los europeos y que, lamentablemente, todos estos partidos tienen en común: acabar con el proyecto de la Unión Europea", indicó.

El presidente de SCC añadió que el proyecto europeo era necesario para tener "futuro" en un "mundo globalizado" al igual que la respuesta a estos problemas "europeos" tiene que ser "europea".

"El nacionalismo catalán utiliza Europa igual que la democracia, como un instrumento", denunció Rosiñol en relación al discurso catalán, que, a diferencia de los partidos europeos mencionados, matizó, no es contrario a la Unión Europea.

SCC es una entidad nacida en 2014 que funciona sin "subvenciones" ni dinero de "partidos" para mantener su "independencia", según pormenorizó su presidente y fundador.

Los únicos principios necesarios para participar en esta organización -en calidad de voluntario- son ser "constitucionalista" y "demócrata", puntualizó.

"No queremos evitar que el nacionalismo dé su versión, queremos mostrar otro relato", afirmó sobre las intenciones de SCC a nivel internacional.

Miriam Tey, vicepresidenta de la plataforma, recordó que antes de conformar esta iniciativa la asociación ya contaba con "antenas de voluntarios" en Bruselas y Londres, que se encargaban de ofrecer "información" a los medios y configurar "redes políticas".

Con este fin, la sociedad mantuvo una reunión ayer con representantes parlamentarios en Westminster, así como con empresarios de La City, el centro económico londinense.

El presidente aclaró que SCC no está a favor de un "referéndum" en Cataluña, ya que sería una solución "falaz" y "reduccionista" a la crisis que afronta la comunidad autónoma.

"El problema catalán no es político, es sociológico", indicó, a lo que añadió que el conflicto "ni siquiera" puede acabar con la "percepción de vencedores y vencidos", a un "nivel social".

Una fractura en la que, según la vicepresidenta, el apoyo al secesionismo se encuentra fundamentalmente en las "clases medias y medias-altas" mientras que las "bajas" están en contra.

El máximo responsable de la sociedad aseguró haber mantenido diversas conversaciones con cargos políticos e hizo un "llamamiento" a los responsables del "separatismo" para que "bajen el nivel de tensión".

Rosiñol dijo tener "contactos independentistas" que quieren "defender su postura dentro del marco constitucionalista", pero opinó que no podían hacerlo por "Puigdemont", expresidente de la Generalitat, que se encuentra en Alemania en libertad bajo fianza.

En referencia a los cargos políticos actualmente en prisión, Tey dijo que "es reconfortante saber que todos somos iguales ante la ley", a lo que su compañero agregó que siempre respetarán la legislación aunque, como ciudadanos, no les guste "ver a los consellers en prisión".

La siguiente parada de la asociación será en Edimburgo, donde darán una charla en la Universidad de St. Andrews, institución en la que trabaja la exconsejera de Educación del Gobierno catalán Clara Ponsatí, en libertad bajo fianza por su participación en el referéndum ilegal de independencia celebrado en Cataluña el 1 de octubre.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin