Política

Felipe VI pide a los historiadores que no se dejen llevar por sus opiniones

San Lorenzo de El Escorial (Madrid), 25 may (EFE).- El Rey ha entregado hoy al hispanista británico John Elliott el primer Premio Órdenes Españolas, en una ceremonia durante la que ha subrayado que los historiadores no deben "dejarse llevar por sus opiniones o creencias personales al analizar los hechos pretéritos".

Elliott, conocido como experto en los siglos XVI y XVII de la Historia de España, ha recibido en el Monasterio de San Lorenzo de El Escorial de manos de Felipe VI este galardón de carácter internacional, dotado con 60.000 euros y creado con el objetivo de reconocer la labor investigadora de lo hispánico y su proyección en el mundo.

En el discurso con el que ha clausurado esta entrega, don Felipe ha elogiado al premiado como "una figura internacionalmente reconocida de la historiografía universal" que ha contribuido a elevar "el nivel de conocimiento y aprecio" de la Historia de España entre los británicos, así como "la calidad de la investigación" histórica sobre este país realizada en el extranjero.

Tras valorar "tanto trabajo y tanta pasión" como ha dedicado Elliott al conocimiento de las "claves" y el "recorrido histórico" de España, el Monarca ha recordado las palabras que le dedicó en 1996, cuando le entregó el Premio Príncipe de Asturias y reflexionó sobre la "delicada" labor del historiador, que "debe mantener con denuedo una ideal objetividad".

El investigador histórico no debe dejarse llevar por "sus opiniones o creencias personales", ha recalcado el jefe del Estado, antes de felicitar al galardonado por este "premio innovador, que abre una nueva vía a favor del conocimiento y la difusión de la historia del mundo hispánico".

John H. Elliott, autor de obras como "La España imperial" y "La rebelión de los catalanes" -sobre la sublevación de los segadores de 1640-, ha alertado, en sus palabras de agradecimiento, sobre un panorama actual en el que "prevalece en todos lados el populismo, tanto de las derechas como de las izquierdas, y las ideologías que se aproximan más a la fantasía que a la realidad".

Ante los "graves problemas" que afronta España en relación con sus "estructuras constitucionales", hace falta "más que nunca" una visión "que abarque tanto el pasado como el futuro", ha argumentado Elliot, antes de advertir: "Esa visión la proporciona la Historia bien hecha y no deformada por mitos perniciosos ni manipulada por ideólogos y oportunistas".

En su propio trabajo investigador, él ha intentado contribuir a "desmitificar percepciones historiográficas mal fundadas" sobre la Historia moderna de España y "combatir la leyenda negra" al situar a este país "dentro de su contexto europeo" en aquella época.

Este galardón, instituido por las órdenes militares de Santiago, Calatrava, Alcántara y Montesa, es el único del mundo que no premia obras, sino trayectorias de investigación histórica, y aspira a convertirse en la distinción más importante en la materia a nivel internacional, según explicó a Efe Pedro Borbón-Dos Sicilias, duque de Calabria y presidente del Real Consejo de las Órdenes Militares.

Desde su condición de gran maestre de las Órdenes, el Rey ha ensalzado hoy la capacidad de estas instituciones para "adaptarse paulatinamente a los tiempos", como demuestran con un premio, que, según ha argumentado, impulsa "el mejor conocimiento de nuestra historia común" con "una visión abierta y universal".

El duque de Calabria, primo segundo de Felipe VI, ha destacado por su parte el papel histórico de las órdenes militares en favor de "la coexistencia y la cohesión" nacional, después de reafirmar su objetivo de "difundir el legado español" como un "leal servicio" al Rey y a España.

El ministro de Justicia, Rafael Catalá, acompañaba al Rey -que lucía en su solapa la insignia del Toisón de Oro- en esta ceremonia, celebrada en las Salas Capitulares del monasterio, a la que han asistido el nuncio del Vaticano, Renzo Fratini; la presidenta de la Real Academia de la Historia, Carmen Iglesias, y miembros de las cuatro órdenes militares.

El historiador e hispanista John Huxtable Elliott, que fue galardonado con el Premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales y habla castellano y catalán, dedicó décadas de su trabajo a estudiar la figura del Conde Duque de Olivares desde que descubrió en el Museo del Prado el retrato que le hizo Velázquez y en 1965 ingresó en la Real Academia de la Historia.

Nacido en Reading en 1930, Elliott estudió en Eton, se doctoró en el Trinity College de Cambridge, recibió importantes distinciones tanto de esta universidad como de la de Oxford -que presentó su candidatura al Premio Órdenes Españolas- y entre sus obras figuran "El viejo y el nuevo mundo", "Lengua e imperio en la España de Felipe IV" y "Haciendo historia".

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin