Buscar

La difícil misión del Gobierno de Cottarelli aboca a Italia a elecciones

EFE
28/05/2018 - 14:28

Cristina Cabrejas

Roma, 28 may (EFE).- El jefe de Estado de Italia, Sergio Mattarella, jugó su última carta en la grave crisis en la que se encuentra el país tras 85 días sin Gobierno y encargó formar un Ejecutivo al economista Carlo Cottarelli, quien parte sin ninguna esperanza y aboca al país previsiblemente a celebrar nuevas elecciones.

Mattarella tomó esta decisión tras rechazar ayer el Gobierno de coalición entre la ultraderechista Liga y el antisistema Movimiento 5 Estrellas (M5S), debido a la presencia del euroescéptico y crítico con el euro Paolo Savona como ministro de Economía.

El exdirigente del Fondo Monetario Internacional (FMI), de 64 años, explicó hoy ante la prensa que aceptó el encargo del jefe de Estado para presentar un programa de Gobierno que lleve al país a nuevas elecciones en 2019.

Añadió que, en breve, presentará a Mattarella su Ejecutivo, pero explicó que en caso de no conseguir la confianza del Parlamento, el Gobierno dimitirá inmediatamente y seguirá solo para las funciones urgentes hasta las elecciones, que se convocarán después de agosto.

Conocido por haber sido comisario extraordinario para la reducción del gasto público en 2013 con el Gobierno de Enrico Letta, Cottarelli explicó que su misión será dejar aprobada la ley de Presupuestos y "conducir al país a nuevas elecciones a principios de 2019".

"En caso de que no se consiga la confianza, el Gobierno dimitiría inmediatamente y su papel sería el de administración hasta las elecciones después del mes de agosto", aclaró y se comprometió, al igual que el resto del Ejecutivo que presentará, a quedar al margen de la campaña política.

El encargado de formar Gobierno hizo también algunas matizaciones como "economista" y aseguró que su Gobierno "realizará una gestión prudente de las cuentas públicas" al recordar que estos días ha aumentado la tensión sobre la economía italiana con la subida de la prima de riesgo.

Explicó la necesidad de entablar "un diálogo constructivo" con Europa, como país fundador, pero en defensa de los intereses de Italia, y afirmó que es esencial que el país siga en el área del euro.

Declaraciones para calmar a los mercados, que siguen bajo presión.

Pero el escenario de este Gobierno es desalentador porque nace prácticamente sin futuro, pues no tiene los apoyos necesarios para conseguir la confianza en ninguna de las Cámaras del Parlamento.

Tanto que ya se empiezan a barajar las fechas de las posibles elecciones, que serían a mediados de septiembre o en octubre.

El problema es la ley electoral, ya que en caso de que no se cambie se corre el riesgo de que se vuelvan a repetir los resultados fragmentados que no han permitido formar una mayoría tras los comicios del 4 de marzo.

La Liga, que eliminó la palabra Norte de su símbolo para la campaña electoral, y el M5S ya han anunciado que no votarán la confianza al Ejecutivo de Cottarelli.

Ambos partidos tienen ya la mayoría en la Cámara de los Diputados y en el Senado, pero además también anunciaron que no votarán a favor del "Gobierno del presidente" Forza Italia, de Silvio Berlusconi, y los posfascistas de Hermanos de Italia, de Giorgia Meloni.

El líder de la Liga, Matteo Salvini, lanzó una advertencia a Forza Italia y a los Hermanos de Italia al afirmar que si apoyaban a Cottarelli se acababa la coalición con la que se presentaron a las elecciones.

Los únicos que le han manifestado su apoyo han sido los progresistas del Partido Demócrata (PD).

En la Cámara de los Diputados, la Liga cuenta con 124 escaños y el M5S con 222, y suman así 346 mientras que la mayoría es de 316.

Mientras que en el Senado, el M5S tiene 109 senadores y la Liga 58, con lo que suman 167 y la mayoría es 161. EFE

ccg/ah