Política

El promotor del "brexit" niega haber conspirado con Rusia en el referéndum

Londres, 12 jun (EFE).- El empresario británico Arron Banks, fundador del grupo pro-"brexit" Leave.EU en el referéndum de 2016, dijo hoy que "no hay pruebas" de que conspirara con agentes rusos durante la campaña de esa consulta.

Banks declaró ante la Comisión de Cultura, Digital, Medios de Comunicación y Deportes de la Cámara de los Comunes, que investiga el uso indebido de datos y "noticias falsas" en ese periodo, así como los presuntos contactos del grupo con representantes de Rusia.

El empresario, que compareció junto a su socio Andy Wigmore, sí reconoció haberse visto tres veces con el embajador ruso en Londres, Alexander Yakovenko, entre 2015 y 2016, más de lo que había admitido anteriormente en su libro "The Bad Boys of Brexit" (Los chicos malos del 'brexit").

Explicó que en esos encuentros, el último de los cuales fue en noviembre de 2016, se habló de la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE) y del presidente electo de los Estados Unidos, Donald Trump, y Banks pasó a los agentes rusos los teléfonos de contacto del equipo del político republicano.

El empresario, cuya esposa es rusa, relató que había conocido a Trump y a sus asesores en una reunión en Nueva York unos días antes, en la que también participaron Wigmore y el exlíder del partido eurófobo UKIP Nigel Farage, que Banks también financió.

En esa cita, los socios pro-"brexit" facilitaron a los estadounidenses contactos en el Gobierno británico, explicó.

Banks negó que, como publicó "The Sunday Times" el pasado domingo, hubiera sacado algún beneficio económico de su reunión con Yakovenko y dijo que lo único a lo que aspiraba y que consiguió fue "una buena comida".

El periódico aseguró que Banks había mantenido más contactos con Yakovenko de los que había admitido y que el diplomático le había ofrecido participar en un negocio de minas de oro.

El magnate del sector asegurador negó además haber estado en Moscú en febrero de 2016, como decía el rotativo, y enseñó a los diputados los visados en sus pasaportes que demostrarían que estuvo allí solo en octubre de 2014 y marzo de 2015.

En su comparecencia de hoy, tensa en algunos momentos, Banks acusó a los parlamentarios de ser "Remainers" o partidarios de la permanencia en la UE, con "un interés en desacreditar la campaña pro-'brexit".

Descartó en tono jocoso la idea de que se le haga aparecer como "un genio diabólico con un gato blanco en control de la democracia occidental", en alusión a uno de los villanos de las películas de James Bond.

El que fuera director de comunicación de Leave.EU, Andy Wigmore, que tiene nacionalidad británica y de Belice, admitió por su parte que sus primeros contactos con representantes rusos fueron durante un congreso del UKIP para "hablar de plátanos", pues trataba de hallar un comprador para un negocio en Belice, aunque luego se encontraron otras veces.

Preguntado por la comisión si Leave.EU recibió dinero de Rusia durante la campaña del "brexit", Wigmore dijo: "No, nyet (no en ruso)".

Wigmore, exdiplomático en la embajada de Belice en Londres, admitió que en la campaña del referéndum del 23 de junio de 2016, que se saldó con la victoria del "brexit" por un 52 frente al 48 %, actuó como "agente provocador", exagerando informaciones y datos para lograr sus objetivos.

Por otra parte, Banks reveló a la comisión que fue Steve Bannon, el exjefe de estrategia de Trump, quien le recomendó los servicios de la consultora británica Cambridge Analytica, investigada por su presunta explotación de datos de usuarios de Facebook, con los que pudo ayudar al republicano a ganar las elecciones estadounidenses en noviembre de 2016.

El millonario reconoció que hubiera utilizado los servicios de esa empresa, ya clausurada, si Leave.EU hubiera sido elegida por la Comisión Electoral como campaña oficial pro-"brexit" en la consulta británica, pero no lo hizo porque el encargo recayó en Vote Leave, el grupo auspiciado por varios ministros del Gobierno.

Banks negó además haber utilizado fondos de sus negocios en el extranjero para sufragar la campaña y se enfadó cuando un diputado laborista le preguntó por la solvencia de su aseguradora Southern Rock, en Gibraltar.

Además, el empresario anunció que Leave.EU recurrirá la multa de 70.000 libras (unos 80.000 euros) que le impuso en mayo la Comisión Electoral por irregularidades financieras durante el referéndum.

Por Judith Mora

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin