Política

El Gobierno asiste "con respeto" a la apertura de 'Embajadas' catalanas, siempre que se limiten a relaciones comerciales

El Gobierno asiste "con respeto" a la decisión del Govern catalán de reabrir sus 'Embajadas', las delegaciones en el exterior que tienen también otras Comunidades Autónomas y que deben limitarse, advierte el Ejecutivo, a las relaciones comerciales, no a establecer relaciones bilaterales con terceros países, ya que la política exterior es competencia exclusiva del Gobierno central.

MADRID, 15 (EUROPA PRESS)

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, la portavoz del Ejecutivo y ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá, ha fijado la opinión del Gobierno respecto de la determinación del Govern catalán a reabrir sus delegaciones en el exterior, que autodenomina Embajadas, pese a que sólo un país soberano puede tener verdaderas misiones diplomáticas en el extranjero.

"Asistimos con respeto a la apertura de embajadas. Vamos a mirarlo con normalidad", ha señalado la portavoz, que ha manifestado la voluntad del Gobierno de Pedro Sánchez de "tratar de normalizar" las relaciones políticas del Ejecutivo central con todas las autonomías, también con Cataluña.

Celaá ha asegurado que el Gobierno "tiene procedimientos" para conocer a qué se dedican y qué hacen esas delegaciones de las Comunidades Autónomas en el exterior. A juicio del Ejecutivo, que establezcan "relaciones comerciales" con autoridades de otros países es "procedente".

CERRADAS CON EL 155

El Gobierno anterior de Mariano Rajoy ordenó el cierre de las delegaciones de la Generalitat de Cataluña en Alemania, Suiza, Reino Unido, Austria, Italia y Estados Unidos, con la única excepción de la oficina que el Govern tenía en Bruselas, aunque destituyó a su representante, Amadeu Altafaj. Lo hizo gracias a la aplicación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña que, una vez levantado, permite al Govern reabrir estos centros.

A diferencia de las delegaciones que tienen otras Comunidades Autónomas repartidas por el mundo, las 'embajadas' catalanas excedían los objetivos turísticos, comerciales y culturales que buscan estos centros y se centraban en internacionalizar el 'procés', hablar mal de España y buscar establecer relaciones bilaterales con las autoridades gubernamentales, que no regionales, de terceros países.

Esta semana, el conseller de Acción Exterior, Ernest Maragall, ha anunciado esta semana la reapertura en un plazo de dos o tres semanas de las delegaciones de la Generalitat en las ciudades de Londres, Roma, Berlín, Ginebra y Washington. El Govern reactivará el Diplocat, liquidado por el 155.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin