Política

El memorial a los ejecutados separa a Carmena de su Comisionado de Memoria Histórica

Madrid, 15 jun (EFE).- El memorial a los ejecutados en el cementerio de la Almudena entre 1939 y 1944 ha alejado a la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, del Comisionado de Memoria Histórica, pues la regidora quiere grabar los 2.934 nombres de los asesinados, entre los que hay chequistas, y este órgano propone mostrarlos únicamente con un código digital.

Esta discrepancia ha marcado hoy el adiós del Comisionado, creado en mayo de 2016 con el apoyo unánime de todos los grupos para que la aplicación de la Ley de Memoria Histórica se hiciese con consenso y siguiendo las recomendaciones de un órgano externo, que preside Paca Sauquillo y cuenta con expertos en Historia, Filosofía, Derecho y Arquitectura.

El Comisionado se disuelve tras hacer públicas hoy en un libro las deliberaciones de dos años de trabajo en los que el Pleno, con la abstención del PP, ha aprobado cambiar el nombre de 52 calles mientras que también se ha propuesto crear espacios de memoria en la Puerta del Sol o el Arco de Moncloa o sumar el siglo XX al museo de historia municipal.

Tras la polémica por la presencia de más de 300 chequistas -participantes en centro de detención ilegales del bando republicano- en el memorial que el Ayuntamiento pretende hacer en el antiguo cementerio del Este, el Comisionado propuso no grabar los nombres, sino incluirlos en un código QR para verlos con el móvil, un formato que permite cambios o añadir contexto.

Sin embargo, Carmena ha defendido hoy que "los nombres son claves" y que "las personas fusiladas deben aparecer", una opinión que se compromete a "trabajar" y a llevar al Pleno para su debate.

También se discutirá el segundo memorial propuesto por el Comisionado para recordar a quienes sufrieron la violencia durante la Guerra Civil en Madrid por no pertenecer al bando republicano.

"No es lo mismo el reconocimiento que hizo la dictadura que el pueda hacer la democracia, que tiene mucho más valor", ha defendido Sauquillo en la rueda de prensa ofrecida hoy por los miembros del Comisionado y la alcaldesa de la capital.

Para Carmena, este segundo memorial es "interesante" y ha hecho que su Gobierno piense que se debe continuar con "la compensación" con un "estudio profundo de todas aquellas personas que pudieron ser fusiladas de una manera absolutamente indebida en los primeros años de la Guerra Civil".

Por ello, ha pedido que el Comisionado no se disuelva y continúe asesorando en la consecución de una "memoria completa, inclusiva y objetiva" de Madrid.

"No tiene sentido seguir", ha defendido en cambio Sauquillo, quien dice que no se va "desencantada" ya que en su opinión "las unanimidades son malas" y defiende que el Comisionado ha logrado "consensos", trabajando con hechos y sin ejercer como "jueces" para recordar y reconocer "lo que la gente no conoce" sin "revanchismo".

El cambio en el callejero en base a las recomendaciones del Comisionado se ha enfrentado también a las reclamaciones en los tribunales de fundaciones como la de Francisco Franco o la Plataforma Millán Astray, que defiende al creador de la legión.

Sauquillo ha defendido hoy que 41 de las 52 calles cambiadas no han recibido rechazo alguno y ha pedido que, en caso de que las discutidas deban seguir figurando, se busquen nuevos espacios para mantener en el callejero el recuerdo a personas como la maestra Justa Freire o la poeta Ángela Figuera.

Los recursos judiciales contra las calles -algunos de ellos ganados en primera instancia por los demandantes y recurridos por el Consistorio- son un asunto "delicado" ha explicado Carmena, que cree que algunos magistrados recuerdan que una cosa es memoria y otra memoria histórica.

La Junta de Gobierno de la capital tiene la competencia de cambiar las calles sin necesidad de aludir a la Ley de Memoria Histórica, pero Carmena ha admitido que no quieren que, ejerciendo este poder, se interprete que el Ayuntamiento no cumple la decisión judicial.

Ciudadanos y el PSOE-M han agradecido hoy la labor del Comisionado, mientras que el PP ha considerado que es una "coartada" para que la "izquierda radical y sectaria pudiera hacer una lectura interesada de la historia", en palabras de su portavoz, José Luis Martínez-Almeida, que critica que se incluya a los chequistas ejecutados, "personas con las manos manchadas de sangre".

Por su parte, la edil de Ciudadanos Sofía Miranda ha censurado que el Gobierno desoiga al Comisionado en lo referente al memorial y "al final la ideología y el sectarismo se imponga a la objetividad, al consenso y al dialogo".

En cambio, la portavoz del PSOE-M, Purificación Causapié ha apoyado que en el memorial de la Almudena figuren "todos" los nombres de los ejecutados y estudia el segundo memorial.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin