Buscar

La dirección del PSOE rechaza apoyar enmiendas del Senado a los PGE pese a los reparos de algunos territorios

26/06/2018 - 19:33

Nuevo choque con diputados andaluces, esta vez por cambios en la Ley de Biodiversidad sobre especies invasoras

Nuevo choque con diputados andaluces, esta vez por cambios en la Ley de Biodiversidad sobre especies invasoras

MADRID, 26 (EUROPA PRESS)

La dirección del PSOE tiene decidido no apoyar ninguna de las enmiendas al proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) que el PP pactó en el Senado con otros grupos y que serán votadas en el Pleno del Congreso este jueves cuando el proyecto regresa a la Cámara Baja para su aprobación definitiva.

La decisión, comunicada este martes a los diputados socialistas por la dirección del grupo parlamentario, ha contado con los reparos de varios diputados que dudan de la conveniencia de que el PSOE vote en contra de enmiendas como la que indemniza a los afectados por la Talidomida o la que incorpora a las cuentas 144 millones destinados principalmente a infraestructuras en Aragón, socio electoral del PP.

En este sentido se han pronunciado diputados como el andaluz Miguel Angel Heredia, el navarro Jesús María Hernández o el aragonés Oscar Galeano, entre otros, han informado asistentes a la reunión de este martes del Grupo Parlamentario Socialista.

Los parlamentarios que cuestionan la decisión de la cúpula del partido consideran que votar en contra de modificaciones a los Presupuestos que previsiblemente van a salir adelante con independencia de lo que hagan los socialistas puede dejar en una situación difícil al PSOE frente a los colectivos beneficiados por las enmiendas que el PP ha introducido en el Senado.

La dirección del PSOE justifica el voto en contra en bloque a las enmiendas procedentes del Senado por el compromiso adquirido por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de no modificar el proyecto presupuestario que aprobó el Congreso antes de que estuviera siquiera planteada la moción de censura contra Mariano Rajoy.

Esta no ha sido la única decisión de la dirección puesta en cuestión en la reunión del Grupo Socialista. Este jueves se votan también en el Congreso unas enmiendas procedentes del Senado a la Ley de Patrimonio Natural y Biodiversidad propuesta por el PP que cuentan con el respaldo del propio PP, Ciudadanos, PNV y PDeCat.

Esas enmiendas permitirían explotar la captura de algunas especies invasoras como la trucha arcoiris, de forma controlada, en aquellas zonas en las que la introducción de esta especie no pusiera en riesgo la existencia de otras especies autóctonas.

UNA ABSTENCIÓN PARA QUE LAS ENMIENDAS PASEN

Diputados como el andaluz Antonio Pradas han tomado la palabra en la reunión del Grupo para defender que el PSOE se abstuviera en la votación del jueves para permitir que salieran adelante estas enmiendas procedentes del Senado que van en el sentido de permitir la caza y la pesca de ciertas especies invasoras, actividad que genera crecimiento económico y empleo en determinados territorios.

La visión de la federación andaluza en este tema es compartida por los socialistas de Aragón y Castilla-La Mancha. Pero la dirección del PSOE, hoy por hoy, se inclina por votar en contra de las enmiendas, porque se oponen a la ley del PP, contra la que han plantado batalla las organizaciones ecologistas.

La propuesta del PP supone modificar la 'Ley Narbona' de 2007 y fija excepciones para poder cazar y pescar especies exóticas invasoras con el objetivo de controlarlas y erradicarlas.

En noviembre pasado, la dirección del PSOE accedió a cambiar su posición contraria a tramitar siquiera la ley y permitió que pasara el primer filtro en el Congreso a petición de diputados de territorios afectados como Andalucía o Aragón.

Antes de la llegada de Pedro Sánchez a la dirección del PSOE, los socialistas estaban a favor de tramitar la propuesta del PP, pero la nueva dirección sanchista decidió oponerse por orden directa de la presidenta del partido, Cristina Narbona, autora de la primera regulación en la materia en su etapa de ministra de Medio Ambiente.

Esa decisión sorpresiva de la dirección dejó en evidencia a muchos parlamentarios que, en sus respectivos territorios, se habían comprometido a modificar la legislación para que fuera posible cazar y pescar especies exóticas convertidas en invasoras.