Política

Millo dice que "volver a la casilla de salida" en Cataluña sería "un desperdicio intolerable" y pide mantener el rumbo

El portavoz del PP en el Parlament y exdelegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo, ha dicho este jueves que "volver a la casilla de salida" en el conflicto catalán sería "un desperdicio intolerable" y ha pedido al nuevo Ejecutivo de Pedro Sánchez "mantener el rumbo que fijó el Gobierno de Rajoy".

MADRID, 28 (EUROPA PRESS)

"Sería un desperdicio intolerable volver a la casilla de salida teniendo en cuenta el sacrificio que hemos tenido que hacer algunos en este año y medio (...) Lo que necesitamos los catalanes y españoles que vivimos en Cataluña es que el Gobierno mantenga firme el timón", ha subrayado Millo en una entrevista en Onda Cero recogida por Europa Press.

Aunque en su opinión, "el diálogo es la única vía para resolver conflictos políticos" y en este sentido, no tiene nada que objetar a que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se reúna con el presidente de la Generalitat, Joaquim Torra, lo que no puede hacer el Ejecutivo es mantener conversaciones haciendo "como si no hubiese pasado nada en este año y medio" porque han sucedido "cosas muy graves".

Para Millo, en la respuesta del Ejecutivo de Rajoy al secesionismo hubo "claramente tres fases", la primera, "caricaturizada" como la 'operación diálogo' en la que se intentaba, hablando, desbloquear la situación; una segunda en que Puigdemon "decidió romper e ir a la confrontación" porque insistió en que "o referéndum o referéndum" y una tercera que, según dice, se abría después del 155 en la que se debía "reconducir a la normalidad" Cataluña.

"El problema es que ahora en lugar de poder culminar la última fase, nos hemos encontrado con el cambio de gobierno y vamos a ver si retrocede y vuelve a la casilla inicial, que es lo que parece, o no, si aprovecha todo lo bueno que ha hecho el Gobierno anterior y se impulsa hacia adelante la consolidación del retorno a la normalidad", ha comentado.

Dice, en este sentido, que ahora se está encontrando declaraciones "que ya están en la hemeroteca" y son las mismas que él se encontró cuando llegó a la delegación del Gobierno en Cataluña hace año y medio y alerta de que "no se puede volver a esa situación y pretender que aquí no ha pasado nada" porque al final, Torra "no es más que el títere de Carles Puigdemont" y "conociendo la manera de actuar" del expresident y su equipo, "no se puede volver ahora a la casilla de salida y empezar con el mismo sainete".

DIÁLOGO SÍ, PERO MISMO RUMBO

Por eso, insiste en que "el diálogo sigue siendo el instrumento, pero siempre manteniendo el rumbo del Gobierno anterior, de la defensa de la Constitución y de la ley y sin pretender que aquí no ha pasado nada".

Preguntado por la situación en los colegios electorales abiertos para el referéndum ilegal del pasado 1 de octubre en los que se produjeron cargas policiales, Millo ha insistido en que las fuerzas de seguridad actuaron por orden de la juez y coordinadas por la Secretaría de Estado de Seguridad, que él no dio instrucciones en ningún sentido y que, en todo caso, el uso de la fuerza tuvo lugar en 13 de los 2.315 colegios, aquellos donde los participantes en la movilización opusieron resistencia.

"No merece la pena entrar en el detalle de quién cumplió con su deber y quién no, pero está claro que ese día las fuerzas de seguridad actuaban por orden del juez, no había una orden gubernativa y fue la juez quien determinó que la actuación de las fuerzas de seguridad estuviera coordinada por el director de gabinete de la Secretaría de Estado de Seguridad y su misión era dar cumplimiento a la orden", ha detallado.

En la misma línea, ha destacado que en la gran mayoría de los colegios donde se personaron las fuerzas de seguridad las personas que participaban en el referendum ilegal "salían y se iban con insultos pero no había impedimento para ejecutar la orden judicial y no hubo uso de la fuerza".

En los 13 donde ocurrió, fue porque "se llamó a gente a defender las urnas y los colegios y las personas se organizaron formando barreras humanas de personas de todas las edades e incluso minusválidos para impedir la acción, la entrada o la salida, en esos casos" de las fuerzas de seguridad. "Fueron 13, se produjo un choque y un uso de la fuerza necesaria para poder actuar. La profesionalidad estaba fuera de toda duda y lo que se hizo fue cumplir con una orden judicial", ha apostillado.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin