Buscar

García-Margallo ve un "contrasentido" hablar de "apertura y transparencia" en el PP y "hurtar" el debate de candidatos

1/07/2018 - 17:15
Más noticias sobre:

Se muestra convencido de que contará con apoyos en Euskadi para llevar a cabo su proyecto de "regeneración" del partido y de España

Se muestra convencido de que contará con apoyos en Euskadi para llevar a cabo su proyecto de "regeneración" del partido y de España

SAN SEBASTIÁN, 1 (EUROPA PRESS)

El candidato a la presidencia del PP José Manuel García-Margallo ha tachado de "contrasentido" que se hable de "apertura, de transparencia y de democracia" en el proceso abierto para elegir al nuevo presidente de su partido mientras se va a "hurtar" a la militancia un debate entre todos los candidatos. Además, se ha mostrado convencido de que contará con apoyos en Euskadi para llevar adelante su proyecto de "regeneración" del partido y de una España, "sin pulso", y que pasa por "recuperar el afecto" de los militantes.

En declaraciones a los medios en San Sebastián, García-Margallo, acompañado entre otros del portavoz del PP en Juntas Generales de Gipuzkoa, Juan Carlos Cano, y del exmilitante del partido Chema Herzog, ha señalado que su formación y España están "en una situación excepcional", con un Gobierno central 'popular' que "ha perdido una moción de censura por primera vez en la historia de España" y un PP que ha perdido "muchísimo afecto y cariño" de su militancia, como, a su juicio, lo demuestra el número de inscripciones para el Congreso extraordinario del PP.

"Hay que revertir y recuperar la situación", ha sostenido. En este contexto, ha señalado que en su programa plantea la "regeneración del partido" a través de "32 medidas muy concretas", que se pueden consultar en su web, y que de lo que tratan "es de devolver el partido a los afiliados".

A ello ha añadido que si finalmente es elegido presidente del PP pondrá en marcha "un programa inmediato de regeneración de España, sin esperar a las próximas elecciones generales, porque España no puede perder dos años". En este contexto, ha ofrecido al resto de fuerzas políticas en el Congreso y en el Senado, donde el PP mantiene su mayoría, "un pacto para la reforma de la Constitución; un pacto para intentar resolver el problema demográfico, es decir ayudas a la familia, control a la inmigración para poder mantener el estado de bienestar y sobre todo para pagar las pensiones".

Asimismo, ha propuesto "un pacto para la reforma de la Administración, porque hay que eliminar mucha grasa si quieremos ahorrar para tener dinero para las cosas que necesitamos y para que la administración no se convierta en una carga para empresas y emprendedores como ha ocurrido hasta ahora; un cambio en el sistema de ingresos y gastos contemplando todas las administraciones; y un cambio en el modelo económico porque España tiene unos salarios muy bajos, algo que está castigando especialmente a los jóvenes".

También ha apostado por lograr un acuerdo para "la regeneración nacional, para acabar con la sombra de corrupción" y "sobre Europa". "Todo eso hay que hacerlo de forma inmediata y en un año puede estar terminado y no perderíamos dos años porque el Gobierno con la mayoría que tiene no va hacer nada de fundamento, sólo operaciones de maquillaje y no podemos permitir dos años de recreo", ha sostenido.

De este modo, ha reiterado que su oferta pasa por la "regeneración radical, a fondo, del partido para recuperar el afecto de nuestros militantes" y por la "regeneración de España". "Para volcarse en esta España sin pulso porque cuando se debilita surgen los nacionalismos periféricos con más fuerza y el desafío catalán no va a parar ni un solo segundo", ha advertido.

Preguntado por los periodistas sobre si se ve con opciones de ganar, ha señalado que lo que espera es que los afiliados "siendo militantes maduros tomen una decisión", porque "seguir por el camino seguido hasta ahora no nos lleva a ningún sitio".

Además, ha bromeado con el hecho de que tiene "muchísimos amigos en el País Vasco", ya que cursó Bachillerato en San Sebastián, estudió la carrera en la Universidad de Deusto y ha sido técnico fiscal del Estado en San Sebastián. "Con que sólo me voten mis amigos, porque soy un tío muy simpático, estoy absolutamente convencido de que voy a tener apoyos en el País Vasco", ha apuntado.

En este sentido, ha recordado que es "el único candidato que no forma parte del aparato", porque "los otros tres rivales principales han estado en la dirección y la gestión de las políticas que nos han llevado hasta aquí" y, por tanto, a su juicio, no son "los más indicados para este cambio de rumbo".

Además, ha apuntado que aunque ha "coincidido" con políticas de los otros candidatos, por ejemplo, "la cuestión catalana se ha entendido muy mal, como una cuestión administrativa cuando es política", a lo que ha añadido que también discrepa de la no puesta en marcha de "un plan de modernización y regeneración de España que permitiera a España recuperar el pulso y atraer a aquellos separatistas que han pasado al independentismo por falta de respuestas", así como con "un sistema tributario que ha restado competitividad a la economía española", o con la postura de no actualizar las pensiones "de acuerdo con los precios".

Al respecto, ha destacado que si no se actualizan, las pensiones perderán "algo así como 30 puntos para 2060", algo "intolerable". También ha criticado que no ha visto en sus "rivales" en la carrera por presidir el PP "una visión del mundo, ni de Europa", algo, "preocupante", cuando España es "una economía abierta que depende de lo que pasa en le mundo".

En todo caso, ha apuntado que "de que los militantes decidan" y para ello le gustaría que "los otros candidatos ofrecieran un programa y un debate" para que elijan "con conocimiento de causa". Para García-Margallo "hablar de apertura, de transparencia y de democracia en el partido y hurtar a la militancia un debate para que puedan saber qué es lo que están votando es un contrasentido".

"Aquí estamos celebrando una especie de matrimonio hindú en el que conoces a la novia o el novio el día de la boda y no me parece un sistema excesivamente práctico, creo que hay que conocer las cosas", ha opinado.