Política

Colau pide en la ONU más poder para que las ciudades se protejan de la especulación

Naciones Unidas, 16 jul (EFE).- La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha pedido hoy en Naciones Unidas en nombre de las grandes metrópolis del mundo que las ciudades tengan más poder para proteger los barrios de la especulación y frenar la expulsión de familias, al tiempo que ha exigido al Gobierno que reforme ya la Ley de Arrendamientos Urbanos.

La alcaldesa de Barcelona ha reclamado que los ayuntamientos puedan recaudar más plusvalías -tanto de obra nueva como de reformas inmobiliarias-, disponer de más recursos para reforzar el parque de vivienda social y de competencias para regular el precio del alquiler.

Lo ha hecho durante la cumbre de las Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible, en Nueva York, donde ha presentado en nombre de las grandes urbes de todo el mundo la Declaración "Cities for Housing", un acuerdo municipalista que reclama a los Estados competencias y recursos en materia de vivienda para poner freno a la especulación y la gentrificación.

Ciudades como Nueva York, Londres, Berlín, Madrid, París, Montreal, Montevideo, Amsterdam o Ciudad de México se han sumado a este acuerdo.

En su discurso, Colau ha explicado que a menudo le paran familias, algunas vulnerables pero también otras "de clase media y con buenos trabajos", lamentando tener que abandonar su barrio y cambiar de escuela a sus hijos por el encarecimiento de la vivienda.

"O bien priorizamos la vida, o bien priorizamos la especulación", ha subrayado Colau, que cree que "es imposible garantizar una cosa si se permite la otra".

Colau ha denunciado también que la especulación es perjudicial para las empresas que deciden instalarse en Barcelona, ya que no encuentran viviendas asequibles para sus trabajadores.

En declaraciones posteriores a los medios, Colau ha animado a aprovechar "la oportunidad" que se ha abierto con el gobierno de Pedro Sánchez y ha pedido al presidente que "agilice" la propuesta de Unidos Podemos para reformar la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU), que redujo los contratos de cinco años a tres.

"Hemos notado un cambio clarísimo" en materia de vivienda, ha reconocido Colau, que ha agradecido a la ministra Meritxell Batet que haya "situado a las ciudades como actores clave" en la toma de decisiones y le ha pedido "pasar de las palabras a los hechos".

"Sabemos que el PSOE no puede gobernar solo y estamos por consolidar esta etapa de cambio", ha señalado la alcaldesa, que ha advertido a Sánchez que si quiere mantener la "confianza" de su espacio político debe apoyar la regulación de los alquileres.

"O bien el Estado regula para evitar las subidas abusivas del alquiler o bien nos cede las competencias, como pasa en París", ha añadido.

La declaración que presentó Colau en la ONU consta de cinco puntos: más competencias jurídicas y fiscales para luchar contra la especulación, más financiación para ampliar el parque de viviendas sociales, fomentar alternativas residenciales público-privadas de la mano de cooperativas, reducir el uso del vehículo privado o promover la cooperación entre ciudades en materia de vivienda.

En concreto, se apuesta por construir nueva vivienda a través de soluciones mixtas, "no puramente gubernamentales pero tampoco meramente lucrativas", y promover exenciones fiscales y subsidios para ampliar la oferta de pisos asequibles.

También se defiende un urbanismo que evite la dependencia del vehículo privado y que permita volver "al modelo de las ciudades accesibles, que se puedan recorrer andando o en bicicleta y que estén provistas de redes eficientes de transporte público".

Este acuerdo se trabajó a través de la plataforma Ciudades y Gobiernos Locales Unidos (CGLU), la principal red mundial de ciudades de la que la alcaldesa de Barcelona es copresidenta.

En los últimos días, Ada Colau la ha acabado de cerrar con los alcaldes de Londres, Sadiq Khan, y de París, Anne Hidalgo, con los que se ha reunido.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin