Política

Las dos candidaturas, seguras de ganar pero más cautas al inicio del congreso

Madrid, 20 jul (EFE).- Los equipos de Soraya Sáenz de Santamaría y de Pablo Casado, los dos aspirantes a liderar el PP, van llegando al hotel de Madrid donde el partido celebra su congreso extraordinario e insisten en asegurar que cuentan con la victoria, aunque se muestran más prudentes que en los últimos días.

Y en ambos casos aseguran unos y otros que hay total disposición a integrar al contrario y sus colaboradores en la próxima dirección del partido.

Desde la candidatura de Soraya Sáenz de Santamaría se ha transmitido el mensaje de que la exvicepresidenta va a dejar "espacios en su equipo" para la integración.

Han asegurado asimismo que en la lista que va a presentar para pedir el voto incluirá ya a alcaldes, concejales y presidentes de diputación pensando en las próximas elecciones municipales y autonómicas.

Desde el equipo de Sáenz de Santamaría se ha insistido además en que su intención es ir dando a lo largo de esta jornada, y antes de presentar mañana la lista oficial, nombres de esa lista e incluso asociarlos ya a cargos, ir mostrando parte del organigrama.

Una estrategia que demuestra, para los colaboradores de Pablo Casado, o bien que los de Sáenz de Santamaría no quieren integrar o bien que tratan de presionar a la otra candidatura para que se pliegue.

Pablo Casado no tiene intención, ha apuntado un miembro de su candidatura, de avanzar ningún cargo importante del organigrama que quiere configurar, porque según ha defendido busca de verdad la integración y prefiere dejar más opciones a su rival cuando la gane.

En esta ocasión, ni en uno ni en otro lado se habla de victorias con grandes ventajas, y reina la cautela.

Además se suceden los mensajes de que el partido saldrá unido de esta contienda.

Así lo reconoce un presidente provincial andaluz, que pensando en su tierra asegura que pase lo que pase, y aunque ganase Casado, todo el partido estará al lado del presidente regional, Juanma Moreno, que ha apoyado a Santamaría.

Al fin y al cabo, recalca, las elecciones autonómicas están a la vuelta de la esquina, posiblemente en otoño, y el PP tiene que trabajar unido. "La familia es la familia", dice.

Y a nivel nacional la integración se da por segura, como apunta un colaborador de Casado.

Aunque admite que en ambos equipos hay "matarifes" que buscan venganza tras los resultados, está convencido de que no será así porque imperará la razón y por ejemplo asegura que los de Casado no van a prescindir de gente como José Luis Ayllón, Fátima Báñez o Alfonso Alonso.

Junto a los equipos de los candidatos y los miembros de la Comisión Organizadora del Congreso (COC) van llegando a este hotel otros compromisarios como estrechos colaboradores de Mariano Rajoy.

En el entorno de Rajoy reconocen que el presidente está "muy alucinado" con algunas cosas que han pasado en esta campaña, en clara alusión a las críticas que Pablo Casado ha hecho a la gestión del Ejecutivo.

Pero también recalcan, como ha dicho Luis de Grandes, que el presidente es "un señor", y va a mantenerse neutral también en su discurso de esta tarde, el último que va a dar como líder del Partido Popular.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin