Política

El partido de Imran Khan lidera el recuento no oficial en Pakistán

Islamabad, 26 jul (EFE).- El partido Pakistán Tehreek-i-Insaf (PTI), del exjugador de críquet Imran Khan, lidera el recuento no oficial y parcial de las elecciones generales en Pakistán, mientras las cifras oficiales sufren un retraso de horas debido a fallos técnicos y entre alegaciones de fraude.

Según el recuento extraoficial ofrecido por los medios de comunicación paquistaníes, el PTI se impone en 114 de los 272 escaños de la Asamblea Nacional en juego.

Según los resultados del 47 % de los colegios electorales, la Liga Musulmana de Pakistán (PML-N), del ex primer ministro Nawaz Sharif, lo hace en 64 escaños y el Partido Popular de Pakistán (PPP), presidido por Bilawal Bhutto, en 42, según las estimaciones del diario Dawn.

Sin embargo, la Comisión Electoral de Pakistán todavía no ha proporcionado resultados provisionales de ningún tipo 16 horas después de que cerrasen los colegios y tras afirmar de madrugada que se habían producido errores técnicos en el proceso.

"La razón de este retraso es el nuevo sistema y hubo algunos problemas técnicos utilizando el Sistema de Transmisión de Resultados que introducimos por primera vez", aseveró en rueda de prensa en Islamabad el comisionado electoral, Sardar Raza Khan.

Además, que precisó, la meteorología adversa y la situación de seguridad contribuyeron a la demora.

Varios partidos, incluyendo la Liga Musulmana de Sharif anunciaron que rechazan los resultados antes de su anuncio oficial al considerar que se produjo amaño en el recuento de los votos, algo que Khan negó.

"Estas elecciones fueron 100 % justas y transparentes", dijo el jefe de la Comisión Electoral.

Las elecciones en Pakistán se celebraron ayer tras una tensa campaña electoral plagada de denuncias de amaño para favorecer al PTI por parte de los "poderes establecidos", eufemismo con el que se hace referencia en el país al poderoso Ejército, que ha rechazado interferir en el proceso de los comicios.

Partidos políticos y grupos de derechos humanos han denunciado casos judiciales contra sus miembros, presiones para que algunos de sus candidatos abandonen el partido y acoso a la prensa.

Los militares desplegaron 370.000 efectivos durante la jornada de votación, lo que generó críticas.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin