Política

Condenan el ataque a Maduro y Colombia y EE.UU. se desmarcan de las acusaciones

Bogotá, 5 ago (EFE).- Varios Gobiernos condenaron hoy el atentado contra el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, quien acusó a Colombia y EE. UU. de estar detrás de este hecho, que dejó 7 heridos, y que se registra en medio de la crisis económica que vive el país.

El Gobierno informó que Maduro fue víctima el sábado de un atentado con "artefactos voladores de tipo dron que contenían una carga explosiva", del que salió ileso.

Tras las acusaciones por el ataque, el Gobierno de Colombia, a través del secretario de la Presidencia, Alfonso Prada, aseguró que "los señalamientos de Maduro al presidente Santos son los de siempre. Hay que decirle que está equivocado, que no busque fuera de Venezuela las razones para la inestabilidad de la democracia y de la economía venezolana".

Asimismo, John Bolton, asesor de Seguridad Nacional de presidente de EE.UU., Donald Trump, aseguró que podía decir "inequívocamente que no hay participación del gobierno de Estados Unidos en absoluto".

Desde Cuba, tanto el actual presidente, Miguel Díaz-Canel, como su antecesor, Raúl Castro, deploraron los acontecimientos, expresando su "plena solidaridad e irrestricto apoyo" al Gobierno de Maduro, uno de los principales aliados económicos y políticos de Cuba en la región.

El mandatario de Bolivia, Evo Morales, calificó la acción contra su homólogo venezolano de "delito de lesa humanidad".

"Condeno enérgicamente el atentado contra el presidente Nicolás Maduro" y "total solidaridad al Gobierno de Venezuela" fue el mensaje dejado por Salvador Sánchez Cerén, presidente de El Salvador.

Por su parte, Daniel Ortega, jefe de Estado de Nicaragua, que enfrenta un estallido social desde abril pasado, afirmó que los "cobardes terroristas, criminales, desesperados y vencidos en todas partes, se ensañan, pero, ni pudieron, ni podrán ¡No pasarán!".

Ecuador hoy manifestó su condena al uso de la violencia "para alcanzar fines políticos, provenga de donde provenga".

Uruguay también mostró su "solidaridad con las víctimas y con sus familias", en un mensaje en el que reiteró su rechazo a todo acto ilegal de violencia con fines políticos, "independientemente de sus autores o destinatarios".

La oposición paraguaya con el Frente Guasu denunció "de forma contundente" el acto y manifestó "su solidaridad con su Gobierno y su pueblo", además de invitar a que los problemas políticos del país se resuelvan "por la vía pacífica y el diálogo".

De otro lado, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia consideró que es "categóricamente inaceptable el empleo de métodos terroristas como instrumentos de lucha política".

Turquía, país con el que Venezuela mantiene muy buenos lazos gubernamentales y diplomáticos, afirmó que condenaba "enérgicamente este abominable ataque" y que estará "al lado del pueblo hermano y amigo de Venezuela y de su presidente Maduro, su familia y todos los miembros de su Gobierno".

El Gobierno español también repudió el ataque contra Maduro, y expresó que la crisis sociopolítica y económica que vive el país suramericano debe resolverse de forma "pacífica, democrática y negociada entre venezolanos, en el marco del Estado de Derecho".

Siria, país asolado por una guerra civil que lleva más de siete años y muy cercano al Gobierno de Venezuela, aseveró que este ataque busca "alterar la seguridad y la estabilidad".

Irán opinó a través de su cartera de Exteriores que el atentado contra Maduro "sirve a los intereses de los enemigos del Gobierno y el pueblo venezolano".

La oposición venezolana, por su parte, se deslindó hoy del ataque y señaló que la solución a la crisis debe ser "democrática".

Estos eventos ocurren en medio de la severa crisis económica que padece Venezuela, el país con las mayores reservas de petróleo en el planeta, y que se traduce en escasez de todo tipo de productos, hiperinflación y una pésima prestación de los servicios públicos.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin