Política

Duque cumple una intensa semana como presidente con énfasis en las regiones

Bogotá, 14 ago (EFE).- El presidente de Colombia, Iván Duque, cumplió hoy la primera semana en el cargo, durante la cual su Gobierno ha puesto énfasis en la seguridad y en las regiones con un estilo gerencial y cercano a la gente.

Duque fue investido como jefe de Estado el pasado 7 de agosto y desde entonces solo ha despachado un día en la Casa de Nariño en Bogotá, ya que los otros los ha dedicado a viajar a distintos lugares de la geografía nacional para abordar asuntos de seguridad, y sociales, así como problemas causados por las lluvias.

"Este va a ser un Gobierno que ya empezó a dar sus señales desde la semana pasada en las regiones, en el contacto con la ciudadanía, sin libretos, escuchando y dejando que el diálogo fluya", expresó el mandatario el lunes en Bogotá donde tomó el juramento a 13 altos funcionarios, entre consejeros y directores de organismos estatales.

Para cumplir una promesa electoral, su primer viaje, al día siguiente de la investidura, fue al archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, donde encabezó su primer consejo de seguridad, un ejercicio de soberanía en ese territorio caribeño escenario de un litigio con Nicaragua por la delimitación marina.

También se trasladó a Tibú, en la región del Catatumbo, donde proliferan grupos armados ilegales como el Ejército de Liberación Nacional (ELN), el Ejército Popular de Liberación (EPL), disidentes de las FARC y bandas de narcotraficantes que se disputan los cultivos de coca.

Con el mismo propósito visitó Tumaco, en la frontera con Ecuador, que sufre problemas similares, y dedicó una jornada entera en Girardot (centro), al primer "Taller Construyendo País", iniciativa con la que el mandatario busca "recuperar el dialogo social" con las comunidades para enfrentar los problemas en las regiones.

Su estilo de Gobierno se asemeja al de su mentor político, el expresidente Álvaro Uribe (2002-2010), por las largas jornadas que dedica a escuchar a la gente "no con espíritu de generar ilusiones", según dice, sino "para buscar opciones a las demandas de la ciudadanía" y comprometerse a ejecutar lo que sea posible.

El ritmo impuesto ha sorprendido incluso a los miembros de su gabinete, a los que lleva en sus recorridos por el país según el tema a tratar, y quienes el lunes tuvieron que estar hasta pasada la medianoche en el primer consejo de ministros.

Hoy fue el turno de Puerto Carreño e Inírida, ciudades del este del país, en la frontera con Venezuela, que desde hace semanas están cubiertas por las aguas de los ríos Meta, Bita y Orinoco salidas de su cauce por las fuertes lluvias y que inundaron vastas extensiones en los departamentos de Vichada y Guainía.

"Esta es una región que tristemente ha sido olvidada por muchos gobiernos; yo vengo hoy a poner el pecho y a decirle a la comunidad que quiero estar haciendo presencia permanente, hay que pensar hacia el futuro de Colombia, que es a lo que estamos invitando a la ciudadanía, a pensar hacia el futuro", afirmó en Puerto Carreño.

En su discurso de investidura Duque exhortó a sus compatriotas a acompañarlo en la búsqueda de la unidad nacional mediante un "gran pacto por Colombia" que tenga entre sus pilares el desarrollo y la equidad, mensaje que lleva también a las regiones.

Con la idea de impulsar el desarrollo regional y evitar que zonas de las cuales se retiraron las FARC como parte del acuerdo de paz queden en manos de otros grupos armados, Duque revivió hoy el proyecto de un corredor vial que atraviese Colombia de este a oeste para conectar el Vichada, en la cuenca del Orinoco, con Buenaventura, principal puerto del país en el Pacífico.

Pero no todo ha sido luna miel en el comienzo de su Gobierno porque de entrada ha tenido que lidiar con el secuestro por parte del ELN de nueve personas, dos de ellos civiles, para cuya liberación ya se puso en marcha un protocolo humanitario con el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR).

En el campo internacional, el presidente fue sorprendido el primer día de Gobierno con el malestar de Israel por el reconocimiento que el anterior Gobierno hizo en sus horas finales de Palestina como "Estado libre, independiente y soberano", y mostró que en su política exterior endurecerá la postura frente al Gobierno venezolano de Nicolás Maduro.

Prueba de ello es la decisión ya tomada de retirar a Colombia de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) por haberse convertido en "cómplice de la dictadura venezolana".

"Yo espero que la comunidad internacional siga trabajando, y nosotros hacemos parte de ella, para que pueda hacerse una transición hacia unas elecciones libres que le permitan a muchos venezolanos recuperar su país y volver a su tierra con ilusión", reclamó Duque este lunes en Puerto Carreño, ciudad limítrofe a orillas del Orinoco.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin