Política

El Gobierno holandés, amenazado por crisis causada por ministro de Exteriores

La Haya, 17 ago (EFE).- El Gobierno holandés se reincorporó hoy al trabajo tras la pausa estival con una crisis abierta a causa de las polémicas palabras del ministro de Exteriores, Stef Blok, quien afirmó que "no existen sociedades multiculturales pacíficas".

"No debería haber dicho eso, ciertamente no en mi papel como ministro de Asuntos Exteriores. Lo siento. Mis palabras no fueron, de ninguna manera para dar rienda suelta al racismo o excluir a ciertos grupos de población", dijo hoy, en respuesta a las críticas del Parlamento, en un intento de pedir disculpas por enésima vez este verano.

En un encuentro el pasado mes con funcionarios holandeses, el ministro pidió a los presentes que le dijesen "una sola sociedad multiétnica y multicultural, donde la población original siga allí, y que la convivencia sea pacífica", a lo que él mismo respondió: "No conozco ninguna".

Cuando alguien del público señaló a Surinam como ejemplo, Blok ironizó que apuntar a ese país sudamericano como "pacífico" era "un comentario muy valiente", mostró sus dudas sobre el nivel de democracia y estado de derecho allí y consideró que se trata de un "Estado fallido debido a la división étnica".

La antigua Guayana Neerlandesa, con problemas económicos y políticos, cuenta con una gran diversidad de credos y grupos étnicos, así como con una importante población de católicos, protestantes, hinduistas, musulmanes y seguidores de diferentes religiones indígenas que conviven pacíficamente.

Unos días después y tras filtrarse a la televisión holandesa Zembla el vídeo donde el ministro hacía esas afirmaciones, el Gobierno de Surinam convocó al encargado de negocios temporal de los Países Bajos para exigir disculpas por parte de Blok al Ejecutivo y la población surinameses.

"Estas alegaciones violentas contra la paz y la estabilidad en la República de Surinam solo pueden tener el propósito de retratarnos a nivel internacional de manera negativa, para así aislar a la nación surinamesa con la posible agenda de una recolonización", afirmó el Gobierno de Paramaribo, en un comunicado.

Las declaraciones del ministro holandés fueron recibidas con "consternación" también en Australia, ya que Blok aseguró que ese país, junto a Estados Unidos, "caerá porque allí es donde la población original ha sido exterminada".

Representantes de los aborígenes australianos exigieron a su ministra de Exteriores, Julie Bishop, que pida explicaciones a Blok, mientras que el vicepresidente del congreso nacional de los Primeros Pobladores de Australia, Rod Little, tildó las palabras del holandés como "una desgracia completamente inaceptable".

"Aquí estoy yo, la prueba viva de que los habitantes originales todavía existen en Australia y de que no hemos sido exterminados", añadió.

Asimismo, el ministro también había afirmado que es probable que esté "genéticamente determinado" que la gente "no puede lidiar con desconocidos" y puso de ejemplo su propio país, Holanda.

"Si vives en Benoordenhout (zona residencial de clase acomodada en La Haya), es muy divertido ir a la panadería turca el domingo, pues no sufres una serie de efectos secundarios. Pero si vives en medio (de Schilderswijk, el barrio multicultural), sufres una gran cantidad de problemas", agregó el ministro liberal.

El líder de los Verdes, Jesse Klaver, pidió ayer al líder del Ejecutivo holandés, Mark Rutte, que se distancie de las declaraciones "sin sentido, dañinas e hirientes" de Blok porque son "un mensaje implícito de que los holandeses con antecedentes migratorios son una amenaza" cuando -dijo- Holanda es un "ejemplo de multiculturalidad".

En vez de Rutte respondió el viceprimer ministro, Hugo de Jonge, no consideró que Blok deba dimitir.

Enfatizó que es "bueno" que el Parlamento tenga "un debate al respecto y hable de ello de inmediato" pero consideró que "luego hay que volver a trabajar" y "no hacer más grande este caso".

Blok, quien reiteró estas semanas sus disculpas a nivel nacional e internacional, aseguró hoy que ha hablado con sus homólogos de Polonia, la República Checa o Surinam porque se habían sentido aludidos por sus palabras y añadió, en un intento de pasar página, que tiene "una agenda completa con reuniones importantes donde están en juego asuntos relevantes" para Holanda.

Sin embargo, esta cuestión parece lejos de olvidarse en la política holandesa, puesto que hasta el ultraderechista Geert Wilders, principal voz contra la inmigración en Holanda, está exigiendo explicaciones al Gobierno

"¿Por qué aplicas una política completamente contraria a las palabras del ministro y fomentas el multiculturalismo en lugar de combatirlo? ¿Uniendo nuestros genes con personas desconocidas y centrándonos en una política de migración europea que fracasará?", preguntó Wilders.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin