Política

La UE espera que Serbia y Kosovo cierren un acuerdo de aquí a 2019

Viena, 31 ago (EFE).- La Unión Europea (UE) expresó hoy su deseo de que Serbia y Kosovo alcancen un acuerdo "en los próximos meses", uno de los requisitos para despejar el camino de Belgrado hacia la adhesión al bloque comunitario, y afirmó que Bruselas está mediando en estas negociaciones.

"El acuerdo sobre el que estamos trabajando es un acuerdo que sería vinculante y permitiría arreglar los conflictos pendientes. Estamos todos comprometidos para concluir las negociaciones en los próximos meses", aseguró la Alta Representante para la Política Exterior de la UE, Federica Mogherini, al término de la reunión informal de ministros de Exteriores celebrada hoy en Viena.

Tras abordar las relaciones con Estados Unidos, la situación en Siria y Venezuela, y la crisis migratoria en la UE, entre otros asuntos, los ministros europeos trataron esa cuestión y algunos se mostraron escépticos sobre una posible solución al conflicto de Kosovo mediante una división territorial de la exprovincia serbia, independiente desde 2008.

En las últimas semanas surgieron rumores sobre un posible intercambio de territorio en el norte de Kosovo, habitado por serbios, a cambio de una zona en el sur de Serbia, donde viven sobre todo albaneses.

El ministro español de Exteriores, Josep Borrell, destacó el fuerte rechazo de los países europeos a esa solución, y aseguró que durante la reunión hubo "muchas reticencias a acuerdos que se basen en una especie de delimitaciones étnicas de territorios".

Mogherini dejó claro que, sobre la historia de la UE, "pesa el hecho de haber superado toda idea de Estado nación basada en la cuestión étnica".

"Espero que esto tranquilice a quienes están preocupados por ciertos rumores", zanjó, y aseguró que, "sea cual sea el resultado del acuerdo", tendrá el "apoyo" de la UE siempre que sea "conforme al derecho internacional y a los valores europeos".

La responsable europea se mostró optimista tras la reunión, a la que estuvieron invitados los ministros de los países candidatos (Turquía, Macedonia, Montenegro, Albania y Serbia) y dijo que pese a que "la tarea es difícil, no es una misión imposible".

El comisario de Ampliación, Johannes Hahn, se mostró convencido de que la solución debe estar "auspiciada por la comunidad internacional" e insistió en que la UE "solo aceptará un nuevo Estado miembro si ha resuelto todos sus problemas bilaterales".

En este contexto se enmarca el debate sobre si abrir la puerta a Kosovo en el club comunitario, algo que exigiría antes el reconocimiento unánime de la UE de su soberanía, bloqueado por España, Rumanía, Eslovaquia, Grecia y Chipre.

El ministro rumano de Exteriores, Teodor Melescanu, admitió que "el entendimiento bilateral ayudará" a los países que no han reconocido a Kosovo "a llegar a una decisión final sobre el asunto".

En el marco del llamado diálogo de normalización de las relaciones que facilita la UE, Mogherini se reunirá con el presidente de Kosovo, Hashim Thaçi, y con el de Serbia, Aleksandar Vucic, el próximo viernes en Bruselas.

Al margen de esta cuestión, los ministros de Exteriores se mostraron preocupados por la situación en Siria y la anunciada ofensiva del régimen de Bashar Al Asad, apoyado por Rusia, contra la provincia de Idleb, uno de los últimos bastiones de la oposición armada.

"Vemos la necesidad de prevenir y evitar una acción militar en Idleb que, creemos, llevaría a una catástrofe humanitaria", subrayó la diplomática italiana.

Los ministros debatieron además de qué manera aumentar la asistencia humanitaria para los sirios, aunque mantuvieron su posición de que "el dinero de la UE para la reconstrucción de Siria sólo llegará cuando haya un proceso político firmemente encaminado, bajo los auspicios de la ONU", dijo Mogherini.

A petición de España y Portugal, los ministros trataron la situación en Venezuela y los países de la región, que se enfrentan a un éxodo cuantificado por la ONU en 2,3 millones de personas que han abandonado el país desde 2014 por la crisis económica y humanitaria en el país.

Tras la reunión, Mogherini se mostró decidida a "incrementar el compromiso diplomático" de Bruselas con los países vecinos y mostró su preocupación por la situación humanitaria en el país.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin