Política

HRW denuncia que los juicios contra Boko Haram en Nigeria son deficientes

Nairobi, 17 sep (EFE).- Los juicios contra presuntos militantes del grupo yihadista Boko Haram se están celebrando en Nigeria con "importantes lagunas legales" y no se están centrando en perseguir a los máximos responsables de las atrocidades cometidas, denunció hoy Human Rights Watch.

Según HRW, hasta la fecha se ha juzgado a 1.669 sospechosos y la mayoría de los juicios han acabado con condenas por suministrar material o apoyo no violento al grupo.

Además, no se ha permitido a los civiles y a las víctimas presenciar o testificar en los procesos judiciales.

"Nigeria tiene que perseguir judicialmente a los responsables de las atrocidades de Boko Haram y acabar con la detención de miles de sospechosos", afirmó la investigadora de HRW Anietie Ewang en un comunicado.

La primera ronda del proceso judicial, en octubre de 2017 contra 575 sospechosos, se desarrolló bajo secreto, lo que provocó, para la organización de derechos humanos, dudas sobre si se realizó un juicio justo.

En febrero y julio de este año se celebró la segunda ronda en una base militar de Kainji, en el centro de Nigeria, donde se permitió el acceso a "unos pocos" observadores de grupos no gubernamentales y prensa.

La tercera ronda de juicios contra el grupo yihadista tuvo lugar el pasado 9 y 10 de julio con más de 200 acusados, y se zanjó con 113 condenas.

HRW denunció hoy irregularidades como que algunos juicios han sido muy cortos, con menos de 15 minutos de duración, o que a algunos acusados no se les ha dejado contactar con nadie para preparar su defensa.

También lamenta que cargos presentados por la Fiscalía por asesinato o secuestro han acabado siendo reducidos en la sentencia final a una simple "provisión de material y apoyo no violento", o que a algunos acusados no se les ha facilitado un intérprete, a pesar de que no hablasen la lengua en la que se realizaba el juicio.

La organización pro derechos humanos pide al Gobierno nigeriano que considere crear comisiones de la verdad y de reconciliación comunitaria para aquellos acusados de crímenes no violentos para que así la Justicia se pueda dedicar a juzgar los crímenes más severos.

Boko Haram, cuyo nombre en lengua local significa "la educación no islámica es pecado", lucha por imponer un Estado de corte islámico en Nigeria, país de mayoría musulmana en el norte y predominantemente cristiano en el sur.

Desde que la Policía acabó en 2009 con el entonces líder de Boko Haram, Mohamed Yusuf, los radicales mantienen una sangrienta campaña en la que han asesinado a más de 20.000 personas y han causado cerca cerca de dos millones de desplazados.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin