Política

Shinzo Abe recibe el aval de su partido para seguir gobernando en Japón

Tokio, 20 sep (EFE).- El partido gobernante de Japón dio hoy un nuevo aval a Shinzo Abe para que siga al frente del grupo y pueda seguir dirigiendo el Gobierno, gracias a una elección interna que ganó fácilmente frente al exministro de Defensa Shigeru Ishiba.

Estos comicios permitieron a Abe conseguir el doble de votos de su rival: el primero logró 553 sufragios y el segundo, 254.

Fue mayoritario el respaldo de Abe entre los 405 legisladores que votaron hoy, pero el apoyo fue menor entre los 405 dirigentes políticos que recibieron el mandato de las bases regionales del Partido Liberal Democrático (PLD).

Con esta victoria, Abe se asegura un tercer mandato al frente del Gobierno japonés, hasta 2021, lo que le convertirá en el primer ministro que ha mantenido ese puesto por mayor tiempo en la reciente historia del país.

Abe estuvo dirigiendo el Gobierno nipón durante algo menos de un año, entre 2006 y 2007, y asumió de nuevo el cargo desde el 26 de septiembre de 2012.

De momento, ya es el tercer jefe de Gobierno con el mandato más largo desde la II Guerra Mundial, pero si no hay tropiezos políticos en su tercer periodo consecutivo al frente del Gobierno, lo terminará con una nueva marca histórica de permanencia en el poder.

Pero este nuevo mandato representará nuevos retos para el político conservador, quizás los más importantes de su gestión, por una serie de acontecimientos que marcarán la vida pública de Japón en los próximos dos años.

"Estamos viviendo un momento decisivo en nuestra historia", afirmó Abe en una rueda de prensa posterior a su elección como presidente del PLD.

Abe se refirió, entre otros temas, a la anunciada abdicación del emperador Akihito, el 30 de abril próximo; a la cumbre del Grupo de los 20 que se celebrará a fines de junio de 2019 y a los Juegos Olímpicos de Tokio de 2020.

En sus declaraciones a los periodistas, Abe anunció que en los próximos días se desplazará a Nueva York para asistir al debate de alto nivel de la Asamblea General de la ONU y mantener reuniones bilaterales.

Confirmó que, a su regreso, hará una remodelación del Gobierno, aunque no quiso anticipar la fecha precisa ni los ministros que serán reemplazados.

Sólo señaló que elegirá a las "personas adecuadas para las posiciones adecuadas".

Abe tampoco aportó novedades sobre posibles cambios de su estrategia económica, conocida como "Abenomics" y que ha estado enfocada en sacar a Japón del letargo económico que venía sufriendo en los últimos años.

Pero sí insistió en su deseo de reformar la actual Constitución, para ampliar el papel de las Fuerzas de Autodefensa, con nuevas funciones para adaptarse a los retos globales a los que se enfrenta Japón décadas después del final de la II Guerra Mundial.

"Es hora de emprender una revisión de la Constitución. Debemos trabajar juntos para crear una nación en beneficio del pueblo", afirmó Abe.

Confirmó que impulsará las gestiones para que su partido presente un proyecto de reforma constitucional, y reconoció que el desafío es grande porque se necesitan los dos tercios de los votos del Parlamento para que sea aprobada.

Los votos conseguidos hoy por Abe entre los delegados que siguieron el mandato regional confirmaron que el primer ministro no está tan fuerte en cuanto a apoyo popular comparado con el que cuenta entre los parlamentarios.

Si entre los legisladores Abe obtuvo 329 votos y 73 Ishida, con tres sufragios inválidos, en la votación de los dirigentes políticos que recibieron el mandato de sus respectivas jurisdicciones logró 224 sufragios y su rival 181.

Es un elemento a tener en cuenta con vistas a las elecciones locales que habrá en Japón en abril próximo y que anticipa el apoyo político que puede tener en las urnas el partido gobernante.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin