Política

Cascos, el "general secretario" y uno de los hombres fuertes de la era Aznar

Madrid, 9 oct (EFE).- Francisco Álvarez-Cascos, uno de los hombres fuertes de la era Aznar, regresó hoy al Congreso para comparecer en la comisión que investiga la presunta financiación ilegal del PP, cuya Secretaría General ocupó durante una década, entre 1989 y 1999.

Considerado uno de los más fieles colaboradores del expresidente José María Aznar en la década de los noventa, formó parte del núcleo duro de su primer Gobierno como vicepresidente primero y ministro de la Presidencia (1996-2000) y se mantuvo en el segundo (2000-2004) como titular de Fomento, cartera desde la que tuvo que lidiar con la crisis del "Prestige".

Azote del PSOE desde la oposición y desde el gobierno, Álvarez-Cascos se forjó una fama de político duro y de carácter fuerte que también dejó impronta dentro del Partido Popular donde se le recuerda como el "general secretario".

Tras quedar fuera de la dirección del PP en el XV Congreso de la formación (octubre de 2004) estuvo varios años alejado de la política pero en 2011 intentó regresar como candidato popular a la presidencia de Asturias en las elecciones autonómicas de ese año.

Al no encontrar respaldo, abandonó el PP y pasó a dirigir un nuevo partido, Foro Asturias, con el que llegó a la Presidencia del Principado, una aventura que duró menos de un año ya que tuvo que convocar elecciones anticipadas por el rechazo que recibieron sus presupuestos.

Álvarez-Cascos comenzó su andadura política en 1976 en el partido Reforma Democrática de Manuel Fraga, que pocos meses después se integró en Alianza Popular (AP).

En 1989 llega a la secretaría general de la formación en el conocido como Congreso de la "refundación", cuando AP se convirtió en el Partido Popular.

Al año siguiente, Álvarez-Cascos fue confirmado en el cargo en el X Congreso, donde José María Aznar fue designado presidente del PP.

Después de María Dolores de Cospedal (que le gana solo por un mes), este ingeniero de Caminos nacido en Madrid en 1947 ha sido el secretario general del PP que más años ha permanecido en el cargo.

Durante su mandato como "número dos" del PP, el fallecido Álvaro Lapuerta era el tesorero del partido, en una época en la que Luis Bárcenas ya trabajaba en el área de finanzas de la formación.

En agosto de 2013, Álvarez-Cascos fue citado a declarar ante el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz como testigo sobre el procedimiento de donaciones anónimas al PP, en relación con la supuesta contabilidad "B".

En aquella comparecencia negó que en el Partido Popular hubiera movimientos de dinero en "B", si bien admitió que por su parte no había un control de las donaciones porque creía que eso era competencia del tesorero.

Álvarez-Cascos también testificó en el juicio del caso Gürtel, donde negó haber intermediado como ministro de Fomento en adjudicaciones a cambio de comisiones y aseguró que las siglas "PAC" que aparecen en la contabilidad "B" de la trama no se refieren a él.

Hoy, en la comisión del Congreso, Álvarez-Cascos ha garantizado que "jamás" tuvo conocimiento de la existencia de una caja "B" ni tampoco de una financiación irregular del partido durante su etapa como secretario general y ha calificado de "intachable" el comportamiento de los extesoreros Rosendo Naseiro y Álvaro Lapuerta.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin