Política

El sector oficialista de los comunes eleva la presión para aislar a Alamany y Nuet

Barcelona, 29 sep (EFE).- El sector oficialista del grupo parlamentario de Catalunya en Comú Podem ha elevado la presión para aislar a Elisenda Alamany y Joan Josep Nuet, cabezas visibles de la corriente interna soberanista, con el cese definitivo del coordinador de los comunes en la cámara catalana, Marc Grau.

La crisis interna en el partido de Ada Colau tras la presentación de la plataforma "Soberanistas", crítica con el rumbo de los comunes, ha alcanzado plenamente al grupo parlamentario, después de que ayer se consumara el cese de Marc Grau, hombre de confianza de Alamany, la portavoz de Catalunya en Comú Podem en el Parlament.

La destitución de Grau por "pérdida de confianza" del grupo parlamentario que lidera Jéssica Albiach fue en un primer momento recurrido por Alamany ante la dirección general de Relaciones Institucionales de la Generalitat, en un pulso de la portavoz de los comunes en el Parlament al sector oficialista de la formación.

En un intento de calmar las aguas, por lo menos dentro del grupo parlamentario, Nuet propuso ayer una remodelación técnica para resituar a Grau y otorgarle otras funciones, según han explicado a Efe fuentes del sector soberanista.

Sin embargo, según las fuentes consultadas, esta propuesta ni siquiera ha sido valorada, puesto que Grau ha sido cesado de forma definitiva con un segundo escrito firmado por todos los diputados de los comunes, con la excepción de Alamany y Nuet, y registrado en la Generalitat.

"Ayer se cesó definitivamente al coordinador sin pasar por una reunión del grupo parlamentario. Por tanto, asumimos que no quieren negociar", denuncian fuentes de la corriente soberanista.

En esta ocasión, Alamany ya no ha recurrido la destitución de su hombre de confianza en el Parlament, hecha a sus "espaldas", para no entrar en una "guerra estúpida", pese a que este cese debe llevar su firma, y ella no lo ha rubricado, han apuntado las citadas fuentes.

La corriente "Soberanistas" reconoce que el panorama es "negro" porque su pulso con una parte de la dirección de los comunes, en especial con ICV, se recrudece, aunque fuentes de los diferentes sectores auguran que no habrá una escisión, como sucedió hace unos años con el sector crítico del PSC.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin