Política

El compromiso de las mujeres contra el machismo cierra el Foro de la Paz

Madrid, 8 nov (EFE).- El segundo foro mundial sobre violencias urbanas organizado por el Ayuntamiento de Madrid ha concluido hoy con una mesa redonda conformada por mujeres con responsabilidades de gobierno que han reafirmado su compromiso contra el machismo y han asumido el desafío de virar el mundo hacia la igualdad.

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, ha clausurado este foro, en el que han participado 5.000 personas, expertos y representantes políticos de todo el mundo para reflexionar sobre las causas contra la violencia en sus múltiples facetas.

Moderada por el periodista Juan Luis Cano, en torno a la mesa de debate que ha puesto fin al foro se han sentado, entre otras, las alcaldesas Concepción Gamarra (Logroño), Mónica Fein (Rosario, Argentina), además de la secretaria general iberoamericana, Rebeca Grynspan y la premio Nobel de la Paz, 2015, Ouided Bouchmaoui.

Estaba prevista la asistencia de la regidora barcelonesa, Ada Colau, que finalmente no ha acudido al acto.

"Las mujeres tenemos que ser protagonistas del siglo XXI y probablemente de los que vengan después", ha reivindicado Manuela Carmena, que ha señalado que "la violencia forma parte de la cultura del machismo", como demuestran que de los 400 homicidios registrados anualmente en España "poquísimos" son cometidos por mujeres, según ha dicho.

"Nosotras tenemos que mirarnos las manos y decir: nuestras manos no están manchadas de sangre, están llenas de esperanza", ha afirmado la primera edil madrileña, quien ha citado a las mujeres que en 1914 se unieron contra la violencia de la primera guerra mundial.

"No se oyó su voz, pero ahora estamos nosotras aquí, sus nietas, sus biznietas, para que se nos oiga: la cultura de las mujeres es una cultura de paz", ha indicado Manuela Carmena.

Ouied Bouchmaoui, tunecina que recibió el premio Nobel de la Paz, también ha llamado la atención sobre la necesidad de que "la mitad de la población del mundo" asuma el liderazgo correspondiente y ha apostado por la educación como la principal herramienta contra la violencia.

"Las mujeres hoy asumimos el desafío de cambiar el mundo y de cambiar la mirada hacia la igualdad de oportunidades", ha reivindicado la presidenta de la Asociación de Municipalidades de Bolivia, Rocío Alejandra Molina Travesí, quien ve fundamental el liderazgo femenino para dejar atrás el comportamiento "todopoderoso" con la naturaleza.

Por su parte, la secretaria general iberoamericana, Rebeca Grynspan, ha defendido que "las desigualdades llevan aparejada la violencia", que causa 400 homicidios al día en Latinoamérica.

"Las mujeres no somos un grupo vulnerable, somos un grupo vulnerado de nuestros derechos", ha añadido Grynspan, quien ha abogado por cambiar la concepción de la masculinidad y garantizar la autonomía económica de las mujeres.

La alcaldesa de Rosario, Mónica Fein, ha destacado la fuerza del movimiento feminista argentino en su lucha contra los feminicidios, y a favor de la legalización del aborto y ha reclamado la "desnaturalización" de las violencias naturalizadas, como la que se ejerce contra las mujeres.

En el foro ha estado además la regidora de Torrelodones, Elena Biurrun, quien ha reivindicado que los hombres hacen "falta de la mano y unidos, no enfrente".

Por su parte, la alcaldesa de Logroño ha felicitado a Carmena por esta iniciativa y ha llamado la atención sobre que una mesa redonda formada solo por mujeres es el ejemplo de que se pueden cambiar las cosas y de que ellas tienen que estar mucho más visibles.

Emilia Saiz, secretaria general de Ciudades y Gobiernos Locales Unidos (CGLU), ha pedido que "el futuro de la humanidad se gestione, se diseñe y se piense desde las ciudades" y que después se actúe con el resto de actores de una forma global.

Celebrado desde el lunes hasta hoy, en el II Foro Mundial sobre Violencias Urbanas y Educación para la Convivencia y la Paz se ha alcanzado el compromiso de elaborar una agenda de ciudades de paz.

La declaración incluye las medidas que han de implementar las ciudades para conseguir ese propósito y las herramientas para hacerlas efectivas: desde la lucha contra las violencias interpersonales, hacia las mujeres, el racismo y la xenofobia y el crimen organizado hasta la defensa de la ciudad frente a la guerra y la prevención y combate de la corrupción.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin