Política

Primera deserción en el Gobierno rebelde en medio de batalla por Al Hudeida

Saná, 11 nov (EFE).- El ministro de Información del Gobierno de los hutíes, Abdelsalam Yaber, se convirtió hoy en el primero que abandona el Ejecutivo de los rebeldes, mientras el Ejército yemení aseguró que sigue avanzando frente a los insurgentes en el interior de la ciudad estratégica de Al Hudeida, en el oeste del país.

"Fuimos obligados a trabajar para el Gobierno" de los rebeldes, aseguró Yaber en una rueda de prensa en la capital de Arabia Saudí, adonde ha huido con su familia.

Según el desertor, los rebeldes se encuentran "en sus últimos días" y la situación "está preparada para la liberación del Yemen", en referencia a la recuperación de todo el territorio del país por parte de las fuerzas leales al presidente Abdo Rabu Mansur Hadi, que han avanzado en los últimos días en la ciudad de Al Hudeida y la provincia homónima.

Yaber ocupaba el cargo desde el pasado 1 de enero y ha sido sustituido como ministro de Información en el Gobierno de los rebeldes por Daifullah al Shami, informó hoy la agencia de noticias Saba controlada por los hutíes, que el propio Al Shami presidía desde 2015.

El nombramiento fue hecho por el presidente del Consejo Supremo Político, el principal órgano ejecutivo de los rebeldes yemeníes en la capital Saná, Mahdy al Mashat, el cual no mencionó el abandono de Yaber de las filas hutíes en estos momentos delicados.

Por otra parte, el Ministerio de Defensa del Gobierno reconocido internacionalmente aseguró que las tropas yemeníes y milicias aliadas siguen avanzando en el día de hoy por los barrios residenciales de Al Hudeida.

Las tropas "están realizando un nuevo avance en la calle Saná", arteria principal de la ciudad que se comunica con la carretera que une Al Hudeida con la capital, indico el Ministerio en su web.

Además detalló que las fuerzas progresaron al oeste del hospital 22 de Mayo, el segundo más grande de la ciudad, cuyo control fue arrebatado ayer a los rebeldes por las fuerzas gubernamentales, y los combates alcanzaron el barrio de Al Rabsa, en el suroeste de la urbe.

Por su parte, la televisión Al Masira, afiliada al movimiento hutí, aseguró que unos quince civiles resultaron heridos por disparo de artillería de las fuerzas gubernamentales en las últimas 24 horas en Al Hudeida, sin ofrecer más detalles.

Mientras, en Riad, el vicepresidente yemení Ali Mohsen al Ahmar, que es también el segundo al frente de las Fuerzas Armadas, se reunió con el jefe del Estado Mayor de la Defensa, Abdulá Salem al Najfi, nombrado esta misma semana.

Ambos abordaron los desarrollos de la batalla de Al Hudeida, según la agencia de noticias Saba perteneciente a al Gobierno de Hadi, que se encuentra exiliado en la capital saudí desde 2015.

Al Ahmar destacó que las circunstancias requieren "redoblar los esfuerzos y progresar con determinación y paciencia para completar la liberación del Yemen (...) de las milicias violentas y de los grupos terroristas" en referencia a los hutíes.

Los rebeldes controlan la capital del Yemen y zonas del oeste y del norte del país, incluidas las provincias de Amran, Al Mahuit, Damar, Raima, Ibb, y la mayoría del territorio de las de Hayah y Saada.

Hasta el momento, dominaban por completo Al Hudeida desde finales de 2014.

La ciudad es muy importante para ambos bandos sobre todo debido a su puerto marítimo, por el que llegan al Yemen el 70 % de los suministros y productos básicos, así como ayuda humanitaria vía mar.

Las fuerzas gubernamentales relanzaron la semana pasada su ofensiva sobre Al Hudeida, que había sido suspendida el pasado junio para dar una oportunidad a unas consultas de paz entre las partes beligerantes con mediación de la ONU, que finalmente no se produjeron.

En septiembre se reanudaron las operaciones militares, con el apoyo aéreo y terrestre de la coalición árabe liderada por Arabia Saudí, que interviene en el Yemen desde marzo de 2015 para restablecer la autoridad de Hadi.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin