Política

Frank Bainimarama, el exgolpista fiyiano convertido en defensor del clima

Sídney (Australia), 20 nov (EFE).- El primer ministro fiyiano, Frank Bainimarama, que revalidó hoy su cargo tras ganar las elecciones del pasado día 14, es un exmilitar golpista que en los últimos años se ha convertido en adalid de la lucha contra el cambio climático.

"El cambio climático es una de las mayores amenazas para la seguridad global y la Humanidad", dijo el pasado junio Bainimarama, que ha ejercido en 2017/2018 como presidente de turno de las reuniones del cambio climático en la ONU (COP23).

Bainimarama, que cederá la presidencia del COP24 a Polonia en diciembre, ha recordado a otros líderes mundiales su responsabilidad por el calentamiento global, al tiempo que ha cimentado su poder en Fiyi, un archipiélago situado en el Pacífico Sur.

Como otras naciones insulares, el archipiélago de Fiyi es especialmente vulnerable ante el cambio climático sobre todo por la subida del nivel del mar y la creciente inestabilidad meteorológica.

Bainimarama, antiguo jefe del Ejército de 64 años, también ha reiterado su defensa de la armonía étnica en su país, que ha padecido las tensiones entre la comunidad fiyiana melanesia y la de origen indio desde su independencia del Reino Unido en 1970.

En 2006, tomó el poder tras un golpe de Estado contra el Gobierno del ex primer ministro Laisenia Qarase, al que acusó de corrupción y de implementar "políticas racistas" en contra de la minoría india.

La asonada provocó la suspensión de Fiyi en la Mancomunidad de Naciones (Commonwealth) y el aislamiento por parte de la Unión Europea y sus aliados tradicionales, Australia y Nueva Zelanda, hueco que compensó en parte China, que se ha convertido en un importante inversor en el país.

Tras la asonada, al menos 4 personas murieron bajo custodia militar o policial, mientras que Amnistía Internacional acusó a las autoridades de usar la intimidación y la tortura contra activistas y periodistas.

En 2013, Bainimarama aprobó una Constitución sin consulta popular en la que se otorgó inmunidad y en febrero del año siguiente renunció como jefe del Ejército para centrarse en la campaña electoral al frente de su Partido Fiji First (Fiyi Primero).

Su partido ganó las elecciones y el exmilitar renovó su cargo de primer ministro el 22 de septiembre de 2014.

Sus críticos lo acusan de tener un carácter iracundo y de violar sistemáticamente la libertad de prensa, los derechos de los trabajadores y detener o deportar a sus críticos, mientras que sus simpatizantes destacan la estabilidad política y económica del país.

Josaia Voreqe (Frank) Bainimarama nació el 27 de abril de 1954 en la localidad de Kiuva, unos 36 kilómetros al noroeste de la capital, Suva, en una familia metodista fiyiana, aunque se formó en un colegio católico.

En 1975 ingresó en la Marina y en los años 80 participó en una misión de observadores en la Península del Sinaí, en Egipto.

Bilingüe en inglés y fiyiano, el exlíder castrense entrenó durante seis meses en el buque chileno Escuela Esmeralda y se formó militarmente en Estados Unidos, Australia y Malasia.

Fue subiendo en el escalafón militar hasta alcanzar el rango de comodoro y ser nombrado jefe de las Fuerzas Armadas del archipiélago en 1999.

Aunque Fiyi se independizó en 1970 y se convirtió en una república 17 años más tarde, Bainimarama se confiesa un "admirador leal" de la reina de Inglaterra, Isabel II, de quien llegó a colgar retratos en su despacho, junto con los de su familia.

Corpulento y de carácter impetuoso, el exmilitar es un apasionado de los deportes, sobre todo el rugby y el atletismo, y está casado con Maria Makitalena, con la que tiene seis hijos y varios nietos.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin