Política

EEUU lanzó 5 bombardeos contra Al Qaida y Estado Islámico en Libia en 2018

Trípoli, 1 dic (EFE).- Las Fuerzas Áreas estadounidenses lanzaron cinco bombardeos de precisión contra presuntos objetivos yihadistas en Libia a lo largo de 2018, tres de ellos supuestamente vinculados a la organización de Al Qaida en el Magreb Islámico (AQMI) y dos a la rama libia del Estado Islámico.

El último de ellos se produjo la noche del viernes en la región de Ouaynat, próxima a la frontera con Argelia, y en ella murieron once sospechosos según un comunicado difundido por el mando del Ejercito norteamericano en África (Africom).

De acuerdo con la nota, aviones de combate no tripulados atacaron tres vehículos, que quedaron totalmente destruidos, con presuntos miembros de Al Qaida a bordo, sin que se produjeran daños colaterales.

El primero de los ataques de esta naturaleza en Libia se produjo el pasado mes de marzo contra un edificio en la ciudad meridional de Ubari, igualmente vecina a Argelia, y en el mismo pereció Musa abu Dawud, considerado uno de los líderes de AQMI.

El segundo tuvo lugar el pasado mes de junio en la región de Dahra, situada a medio centenar de kilómetros de la ciudad de Bani Walid, al sur de Trípoli, y en el mismo también murió un supuesto miembro de AQMI.

El tercero fue lanzado semanas después en la misma zona y según el mando estadounidense supuso la muerte de cuatro presuntos miembros de la rama libia del Estado Islámico, entre ellos Abdul Ati Eshtewi, uno de supuestos líderes.

El cuarto sucedió también en Bani Walid a finales de agosto y en él pereció otro supuesto líder del Estado Islámico.

Libia es un Estado fallido, víctima del caos y de la guerra civil, desde que en 2011 la OTAN contribuyera militarmente a la victoria de los distintos grupos rebeldes sobre la dictadura de Muamar al Gadafi.

Desde 2014 tiene dos gobiernos, uno en Trípoli fruto de un acuerdo fallido forzado por la ONU y otra en el este del país, bajo tutela del mariscal Hafter, ambos carentes de legitimidad política y popular.

De la situación se benefician grupos de ideología yihadista, que han arraigado en el país, decenas de milicias y mafias dedicadas al contrabando de armas, gasolina, petróleo y personas que dominan la economía.

El pasado 24 de noviembre, una célula del Estado Islámico mató a nueve milicianos libios en la localidad meridional de Tazirbu, cuyo centro logró controlar durante varios días.

Según las mismas, los atacantes entraron en la población con los pendones negros al viento y abrieron fuego contra la comisaría donde se encontraba el grueso de la milicia vinculada al Ejército Regular Libio (LNA), que dirige desde la ciudad de Tobruk el mariscal Jalifa Hafter.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin