Política

Sánchez advierte de que la igualdad no es negociable: "No habrá marcha atrás"

Madrid, 19 dic (EFE).- El jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, ha presidido un homenaje a las parlamentarias de las Cortes constituyentes que ha convertido en un acto de agradecimiento a las mujeres españolas por estar a la "vanguardia" en la lucha por la igualdad. Una igualdad que, ha prometido, "no es negociable".

"No habrá marcha atrás", ha dicho Sánchez en este acto en el que ha agradecido a las mujeres, entre otras cosas, que se echaran "el país a los hombros" durante la crisis económica.

Pero, sobre todo, ha recalcado el ejemplo que las mujeres españolas han dado en el mundo con el movimiento por la igualdad que desembocó en las multitudinarias manifestaciones del 8 de marzo.

En este homenaje a las diputadas y senadoras constituyentes enmarcado en el cuarenta aniversario de la carta magna, Sánchez ha señalado que tras cuatro décadas de dictadura "machista y misógina", una etapa que "no cabe edulcorar con falsos recuerdos que reivindican algunos", España entró en la "modernidad y contemporaneidad" en 1978.

Y ahora, otros cuarenta años después, se ha convertido en "referencia y vanguardia de nuevos derechos y libertades", ha apuntado.

Entre los agradecimientos que ha dado a las mujeres ha estado también el dirigido a las homenajeadas en este acto.

Tras apuntar que la Constitución tiene padres pero también "madres", ha considerado de justicia reconocer a estas parlamentarias sin cuya "infatigable lucha" España no sería "el país admirable, tolerante y abierto" que es. "Os debemos mucho y os necesitamos mucho más", les ha dicho.

Ha puesto en valor que la carta magna diera la "herramienta" para avanzar en materia de igualdad, pero también ha recalcado lo que han cambiado las cosas desde aquellas Cortes en las que solo había un seis por ciento de diputadas, porque los partidos hacían lo mismo que el resto de estructuras de poder: poner a las mujeres "a la cola" en las listas electorales.

Ahora, ha dicho, España es referente de los movimientos por la igualdad y también ha presumido de presidir el consejo conocido como "de ministras y ministros", que tiene más mujeres que hombres.

No se ha olvidado el jefe del Ejecutivo de recordar a la joven Laura Luelmo, la profesora zamorana asesinada en El Campillo (Huelva), para enviar su aliento a la familia. "España llora con ellos", ha dicho.

Sánchez ha cerrado este acto que ha contado con un debate protagonizado por una de las diputadas constituyentes, María Dolores Pelayo, y otras cuatro mujeres: la actriz Nuria Espert, la jurista Emilia Caballero, la periodista Victoria Prego y la joven empresaria Arantza Unda.

María Dolores Pelayo, senadora en la Legislatura Constituyente, ha reconocido que aquel fue "un trabajo duro" pero ella y sus compañeras sabían que el objetivo era traer la democracia a España, y ha recordado que recibió "amenazas" de 4.000 púlpitos por haber participado en la elaboración de leyes como la del divorcio.

Sus compañeras de debate, que representan distintos momentos del avance de las mujeres en estos cuarenta años, han mostrado con sus palabras que el momento actual en la lucha por la igualdad tiene luces y sombras.

Por ejemplo, Emilia Caballero ha considerado que ámbitos como la Justicia siguen siendo patriarcales. "La democracia sigue sin entrar en la judicatura", ha afirmado.

Espert, por su parte, ha advertido contra posibles intentos de reformar la Constitución porque "no se fía" e, incluso, le parecen "peligrosos" quienes hablan de hacerlo. También ha destacado el optimismo del período constituyente cuando "todo estaba por hacer y parecía que podíamos hacerlo todo".

La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, ha intervenido antes de este debate para asegurar, como Sánchez, que el avance en la lucha por los derechos y libertades de las mujeres "no tiene punto de retorno".

Calvo ha hecho un reconocimiento a la "convicción profunda" del presidente del Gobierno, "el ciudadano Pedro Sánchez", con el feminismo.

"Hemos aprendido que la mitad de todo nos pertenece", ha dicho la vicepresidenta dirigiéndose a las mujeres, que como ha recalcado no retrocederán "ni un solo milímetro" después de las movilizaciones del 8 de marzo.

Y ha considerado que la "buena noticia" es que hay muchas chicas jóvenes que continúan con la tarea iniciada por las "madres" de la Constitución.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin