Política

Destacadas conservadoras se contradicen sobre el posible plan B del "brexit"

Londres, 20 dic (EFE).- Dos destacadas políticas conservadoras británicas evidenciaron hoy las divisiones dentro del Ejecutivo al defender planes opuestos en el caso de que el Parlamento rechace el acuerdo del "brexit" propuesto por la primera ministra, Theresa May.

La titular de Trabajo y Pensiones, Amber Rudd, recalcó que apoya el pacto gubernamental pero concedió que, si éste es descartado, es "plausible" que la única manera de "salir adelante" sea convocar un nuevo referéndum, después del que apoyó la salida de la Unión Europea (UE) en 2016.

La líder conservadora en la Cámara de los Comunes, Andrea Leadsom -que no es ministra pero asiste a las reuniones del Gobierno-, dijo por su parte que una nueva consulta sería "inaceptable", y reveló que está estudiando la posibilidad de una "salida sin acuerdo negociada".

"Una salida sin acuerdo gestionada no significa necesariamente que no haya ningún tipo de acuerdo de retirada", declaró a Radio 4 de la BBC.

Sugirió que se podría consensuar con la UE un "enfoque más minimalista", que permita al Reino Unido salir del bloque en la fecha prevista del 29 de marzo pero "con algún tipo de periodo de transición" que mitigue el efecto en la economía.

En su opinión, este tratado de mínimos podría incorporar algunas de las medidas incluidas en los planes de contingencia hechos por el Gobierno británico y la UE, respectivamente, para la eventualidad de un "brexit" sin acuerdo.

Leadsom, que abogó por dejar el bloque en 2016, descartó por completo la sugerencia de Rudd, al afirmar que convocar un segundo plebiscito "sería decir a la gente que la primera vez se equivocó y debe intentarlo de nuevo".

En un programa televisivo de ITV, la ministra de Trabajo, partidaria de la permanencia en la UE, subrayó que "el Parlamento debe llegar a un consenso mayoritario sobre cómo el país va a salir de la Unión Europea".

"Si no se pone de acuerdo, veo que podría ser necesario volver a consultar al pueblo, al margen del disgusto que esto pueda causar a mis colegas", manifestó.

Rudd había sugerido además en días anteriores que, si el texto de May es rechazado, el Parlamento podría votar de manera consultiva no vinculante sobre varias alternativas, algo que rechazó la primera ministra.

Un portavoz de la jefa del Gobierno descartó los planteamientos tanto de Rudd como de Leadsom y señaló que ninguno de ellos refleja "la política oficial del Gobierno".

El Ejecutivo de May reveló el pasado martes que ha acelerado los planes de contingencia para una salida sin acuerdo, como también lo ha hecho la UE, pero la oposición considera que es una táctica "intimidatoria" para forzarles a apoyar el acuerdo propuesto.

La primera ministra ha asegurado que el tratado consensuado con Bruselas se votará la semana del 14 de enero, cuando supuestamente habrá conseguido nuevas garantías, después de que suspendiera una primera votación prevista para el 11 de diciembre por falta de apoyos.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin