Política

La embajada emiratí reabre en Siria tras 7 años y ante el acercamiento a Al Asad

Beirut, 27 Dic (EFE).- La Embajada de Emiratos Árabes Unidos (EAU) reabrió hoy sus puertas en la capital siria después de siete años cerrada por el conflicto armado en el país, en el marco de los primeros acercamientos al Gobierno de Damasco por parte de la Liga Árabe y otros Estados de la región.

El Ministerio de Exteriores emiratí anunció hoy en un comunicado la reapertura de la embajada, una medida encaminada a restablecer las relaciones diplomáticas entre "dos países hermanos".

"Este paso subraya la disposición del Gobierno de EAU a restablecer las relaciones diplomáticas entre los dos países en su curso normal para fortalecer y activar el rol árabe en el apoyo de la independencia, soberanía e integridad de la República Árabe Siria y en la prevención de las injerencias regionales en los asuntos árabes sirios", afirmó la nota.

Por su parte, el encargado de negocios de EAU en Damasco, Abdulhamid Nuaimi, invitó hoy a otros países a sumarse a la reapertura de sus embajadas en Siria siguiendo el ejemplo de Abu Dabi.

El diplomático afirmó que, con la reapertura hoy de la Embajada emiratí, "Siria está de regreso al mundo árabe" y será "tan fuerte como siempre".

"La apertura de la embajada es una invitación al restablecimiento de los lazos con Siria y también una invitación a otros a abrir sus embajadas en Damasco", según declaraciones de Nuaimi a los periodistas.

A la reapertura de la sede diplomática asistieron altos funcionarios sirios y de otros países árabes, pero las autoridades no permitieron el acceso de periodistas.

Varios países árabes, en concreto los del golfo Pérsico, rompieron relaciones diplomáticas con el Gobierno del presidente Bachar al Asad tras el estallido del conflicto en Siria en 2011 y actualmente no todos cuentan con una embajada o con representación diplomática en Damasco, donde sí hay legaciones de Egipto, el Líbano, Irak, Argelia y Marruecos, entre otros.

La decisión de Abu Dabi se produce en el marco de una serie de acercamientos por parte de otros países a Damasco, en un momento en el que el presidente Al Asad ha recuperado el control de la mayor parte del territorio sirio y su salida del poder -tal y como pedían Arabia Saudí y otros Estados árabes- parece cada vez más lejana.

El presidente sudanés, Omar al Bashir, realizó una visita sorpresa a Damasco el pasado 15 de diciembre, la primera de un mandatario árabe al país en guerra, donde las condiciones de seguridad también empujaron a muchas misiones diplomáticas a marcharse en los pasados años.

Por otra parte, la Liga Árabe estudiará la posibilidad de readmitir a Siria como miembro del organismo en la próxima cumbre del mismo, que tendrá lugar el 20 de enero en Beirut.

La representación de Siria por parte del Gobierno de Al Asad en el seno de la Liga Árabe fue suspendida en noviembre de 2011, después de que este empezara a reprimir brutalmente la revolución que estalló en marzo de ese año en su país.

Al calor de la denominada Primavera Árabe, algunos Gobiernos cortaron relaciones con el régimen sirio, como el postrevolucionario Egipto, pero con el cambio de tendencia en la región en los años siguientes y con el auge del grupo terrorista Estado Islámico (EI) en Siria y en Irak ha habido una aceptación gradual de Al Asad y su permanencia en el poder.

Hoy mismo la agencia oficial de noticias siria, SANA, informó de que la compañía aérea Cham Wings Airlines realizó su primer vuelo desde Damasco al aeropuerto internacional de Monastir, en Túnez, con 150 pasajeros a bordo.

El director de Desarrollo de la compañía dijo a SANA que este trayecto ha sido "el primero" que se dirige al país norteafricano, que también cortó relaciones con Al Asad en el marco de su propia revolución.

Muchas compañías aéreas también suspendieron sus vuelos a Siria desde 2011, sobre todo por razones de seguridad.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin