Buscar

La crisis de Ucrania marcará la presidencia eslovaca de la OSCE en 2019

EFE
1/01/2019 - 10:03

Praga/Viena, 1 ene (EFE).- Eslovaquia asume hoy la presidencia anual de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), cuyo principal desafío será paliar el conflicto en el este de Ucrania, donde separatistas prorrusos se enfrentan al Gobierno central de Kiev.

El ministro de Asuntos Exteriores eslovaco, Miroslav Lajcak, actuará los próximos doce meses como presidente de este organismo multilateral, formado por 57 países de América del Norte, Europa y Asia Central.

"La crisis actual en Ucrania es uno de los problemas más críticos para nuestra seguridad común", dijo Lajcak hoy en un comunicado.

Tras anunciar que detallará el 10 de enero en Viena, sede del secretariado de la OSCE, las prioridades de su presidencia, adelantó ya algunas de ellas, como la de mediar entre Kiev y los rebeldes en la región de Donbáss.

Allí, en el este de Ucrania, los separatistas han proclamado las repúblicas de Donetsk y Lugansk, fronterizas con Rusia.

Dado el apoyo que, según Kiev y Occidente, reciben los rebeldes de Moscú, el Gobierno ucraniano del presidente Petró Poroshenko considera que esas regiones están de hecho "ocupadas" por Rusia, razón por la que les ha impuesto un bloqueo económico.

La OSCE ha desplegado una misión especial en el este de Ucrania, con más de mil efectivos, encargados de vigilar las treguas y el cumplimiento de los acuerdos de paz de Minsk de 2014.

El conflicto, desatado ese mismo año, coincidiendo con la anexión de Crimea por parte de Rusia, volvió a agudizarse en las últimas semanas con la crisis naval en el mar de Azov.

"Eslovaquia participará activamente en todos los esfuerzos para reducir las tensiones, crear confianza y facilitar el diálogo (...)", aseguró en la nota el flamante presidente.

"Trabajaremos para lograr mejoras muy necesarias en las condiciones de vida de la población afectada a través de proyectos específicos", agregó.

En este contexto, calificó de "esencial" que se garantice el acceso seguro "y sin trabas" de la misión de la OSCE.

"Apoyaremos la plena implementación de los compromisos existentes, incluidos aquellos para respetar plenamente el alto el fuego y retirar las armas pesadas", añadió Lajcak, un diplomático experimentado que presidió durante un año, hasta el pasado septiembre, la Asamblea General de Naciones Unidas.

Explicó que promoverá el diálogo no solo entre los países miembros, sino también con otros Estados, como los del Mediterráneo, y diversas organizaciones internacionales.

"El multilateralismo eficaz fortalece la confianza en las instituciones y mejora la seguridad de todos", destacó.

Por otra parte, la diplomacia eslovaca tiene la intención de fortalecer la lucha contra el extremismo y la radicalización que llevan al terrorismo, al tiempo de reforzar la ciberseguridad en la zona de acción de la OSCE.

Esta organización, que surgió del diálogo entre Este y Oeste en la Guerra Fría, centra sus actividades en asuntos de seguridad y el fomento de la democracia en sus Estados miembros.

Debido a que rige un principio del consenso entre los 57 países socios, la organización se encuentra desde hace varios años en estado de bloqueo, con posiciones enfrentadas entre Rusia y el bloque occidental.

Eslovaquia sustituye a Italia al frente de la OSCE, y ambos países, junto a Albania, que asumirá la presidencia en 2020, forman la llamada "troika" de la organización.