Política

El Gobierno defiende la "certidumbre" que provee su acuerdo del "breixt"

Londres, 9 ene (EFE).- El ministro británico para el "Brexit", Stephen Barclay, inició hoy en el Parlamento el debate sobre el acuerdo al que ha llegado el Gobierno de Londres con Bruselas sobre la salida de la Unión Europea (UE), un pacto que defendió como la mejor vía para otorgar "certidumbre" a las empresas y los ciudadanos.

La Cámara de los Comunes debatirá durante cinco jornadas el pacto, antes de someterlo a votación el próximo día 15 sin que el Ejecutivo de la primera ministra, la conservadora Theresa May, tenga asegurada una mayoría que lo respalde.

"Continuamos pensando que este es el mejor acuerdo para cumplir con el resultado del referéndum (sobre el "brexit" de junio de 2016) y otorgar certidumbre a nuestras empresas y ciudadanos, así como para nuestra seguridad", argumentó Barclay.

El debate y el voto fueron aplazados a principios de diciembre por May para evitar sufrir una derrota, dado que diversas facciones del Partido Conservador y de sus socios norirlandeses del Partido Democrático Unionista (DUP), así como los grupos de la oposición, rechazan el texto.

El portavoz para el "Brexit" del DUP, Samy Wilson, sostuvo que el pacto, al que los 27 socios restantes de la UE dieron su visto bueno en noviembre, "pone en riesgo el delicado equilibrio" que permitió la firma del acuerdo de paz para Irlanda del Norte, en 1998.

Para Wilson, los términos de salida acordados, que incluyen un mecanismo de salvaguarda para evitar una aduana entre Irlanda del Norte y la República de Irlanda, podrían "separar a la fuerza" a la región británica del resto del Reino Unido.

El diputado conservador Jo Johnson, favorable a un segundo referéndum sobre el "brexit", criticó asimismo el acuerdo y sostuvo que el Gobierno se ha basado en "fantasías" a la hora de diseñar su hoja de ruta.

"No existe ninguna opción de cerrar un nuevo acuerdo comercial con la Unión Europea antes de 2020 y hay muy pocas posibilidades de lograrlo antes de 2022. Una perspectiva mucho más realista sería que podamos hacerlo a mediados de la década de los 20", sostuvo Johnson.

También entre los críticos, el laborista Chuka Umunna esgrimió que los "problemas" del pacto van más allá del mecanismo de salvaguarda para Irlanda del Norte, que mantendrá al Reino Unido integrado en ciertas estructuras comunitarias mientras no se alcance un nuevo tratado comercial entre Londres y Bruselas.

"Este acuerdo ciertamente tampoco va a ayudar al sector servicios en este país, que representa al 80 % de nuestra economía", sostuvo Umunna.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin